lunes, junio 19, 2006

Día 10 del BLITZ de Nuestras Guerras Secretas

Una vez más estamos a la espera de que las cosas sucedan. Y estas sí suceden, más no en la proporción que quisiéramos.

Acabo de dejar listo lo de la propuesta que realizo para las personas que tengan poder.

En ocasiones uno se pregunta sí ese tipo de cosas dan resultado. Creo que dan, obvio, más resultado en el que las envíe que en quién las lee.

Este medio, el de Internet, con sus 8,000,000,000 de páginas web, es muy complicado que alguien te lea, te reflexione, te responda. Pero hay razones obvias por las cuales lo hacemos. Porque tenemos esa fe, esa esperanza. Tenemos la locura de que habrá un reflejo tarde que temprano. Habrá una voz que diga, yo opino igual que usted, igual que tú. Claro, siempre habrá quien diga, yo difiero de usted grandísimo idiota.

La vida está compuesta entre estas dos opciones.

Mientras son peras y manzanas debemos de existir. No nos podemos detener. Debemos de seguir moviéndonos, debemos de seguir en la lucha, debemos de insistir, debemos de buscar la diferencia. Mientras tengamos energía, mientras podamos respirar no podemos darnos por vencidos.

Sí hay tiempos de sequía en los que desconocemos que nos sucede, en la que no sólo nos bloqueamos, desconocemos como pudimos hilar dos palabras o dos frases, o dos oraciones, o dos páginas. Todo el proceso se hace misterioso y nublado.

Depende que estado anímico, económico, se encuentre uno. Hay personas que dicen que no hay musa, sólo hay trabajo. Bueno, también debe de haber ánimo.

Eso es lo que buscamos siempre, estar de ánimo correcto y correspondiente.

Y en este tipo de procesos uno debe de buscar estar de ánimo y provocárselo artificialmente a veces, incluso.

Por ejemplo, ya llevo más de 1350 correos enviados, me han contestado como 15 personas, como un 1% de todos. En fin, no por eso me voy a desanimar, ¿verdad?

Incluyo a continuación un fragmento de cánticos incluidos en “Sangre de Neón”, nada más para variarle un poco, ¿Va?

No hay comentarios.: