miércoles, junio 14, 2006

Día 4 NUESTRAS GUERRAS SECRETAS

13 de Junio de 2006.

Hoy es el día cuatro de este proyecto que traigo de promover un libro a través de Internet siguiendo las ideas de la Economía de la Atención de Kevin Kelly, del Ideavirus de Seth Godin y de los Seis Grados de Separación y temas afines al Tipping Point que vienen en el libro del mismo nombre de Malcolm Gladwell.

El de Nuestras Guerras Secretas. Es más, estoy seguro que Google tarde que temprano encontrará este blog en base a esas palabras.

Es bueno el Google. Su lema es “Don’t be Evil”. No Seas Malvado, No Hagas el Mal, algo así. Si uno se pone a pensar con profundidad acerca del lema, no puedes evitar pensar en sí en la humanidad, si es que ella sea la interlocutora propuesta de Google, y por las ambiciones de esa corporación, bien pudiera serlo, ¿es que acaso se podría afirmar que en la humanidad hay una predisposición natural al mal? Interesante pensarlo. Don’t be evil.

Nuestras Guerras Secretas es un libro que trata acerca de hombres y mujeres y sexo.

Ya he escrito hasta el cansancio de que se trata. Pero si alguien estuviera interesado en el asunto más a detalle para eso muy bien pueden servir las ligas como la de http://www.technotitlan.mexico.com/, en donde estará algo de información, o en este mundo de seis grados de separación, abajo en alguna parte estará un correo al respecto a quién escribir.

Sigo leyendo en libros de mercadotecnia de permiso buscando la inspiración necesaria para ver que vericuetos podría encontrar. Estoy al acecho de posibles atajos, rutas, paneles secretos, escondrijos que lleven a pasadizos digitales, para llevar a cabo este asunto. No sé cuanto tomará cubrir la cantidad digital de personas que deseo que me pongan atención (el recurso más escaso del que disponemos, ...además de dinero, claro) que en alguna parte de mi mente espera, pero si me pongo a reflexionar, eso no es lo realmente importante.

Lo importante es llevar a cabo esa especie como de Cruzada Digital (me fascina agregarle a todo el adjetivo “digital”, es como muy chic), o llegar un día al punto de después de estar todo polvoso, sudoroso, con los músculos gastados, totalmente adoloridos en cada fibra, maltratado, con raspadas, moretones, articulaciones que mantendrán su dolor y lo dejarán como un grave recuerdo por siempre y poder llegar a decir un día: ¡hey, esperen, sí lo llevé a cabo! Y muy posible nadie lo notará y es eso no será lo importante.

He estado convenciéndome de que mi correo no es spam. De que enviar este libro tiene un propósito real. De que en cierto sentido sí puede ayudar. No sé si cambiaré al mundo. Por supuesto que no lo haces al mundo mundo. Eso es irracional. Pero sí sé que podría cambiar a la esencia del mundo personal de algunas personas. Para ellas sí se podría decir que sí cambiaría al mundo ¿o no? Y lo podríamos afirmar entonces, ¿verdad?

Hoy estoy trabajando en la lista de personas yucatecas de todo el mundo que me encontré por ahí. Se me vienen a la cabeza ideas de que la gente de Yucatán sí se sienta que esta parte de otro país. De hecho, como decían por ahí, Yucatán está más cerca de Cuba que de la Ciudad de México. ¿Qué podría agregar sobre Yucatán y Monterrey? No mucho, la verdad.

Pero el caso es que ahí estaba la comunidad de amigos yucatecos en todo el mundo. De Finlandia, de Afganistán, de mil partes. Obvio que de EU. Pero me dije, what a hell, no creo que les importe recibir un libro. No es un libro para todos, digo, supongo que el libro tiene un perfil específico de lector o lectora. Tal vez mujer de 16 a 55 años. Que le agrade leer. Con sentido del humor. Hombres, claro que lo pueden leer. Pero no pensé en nosotros como lectores objetivos.

En ocasiones también he pensado que puedo verme cínico con algunas opiniones, o si la gente me haya llegado a conocer podrá tildarme de hipócrita o algo similar. Digo, todo puede ser relativo, o absoluto dependiendo de cómo lo veas, o de las experiencias que hayas pasado. Y tal como lo digo en el libro, pues, sólo es pedir disculpas a los afectados y seguir, sólo teniendo cuidado en no afectar a nadie más, por lo que haya sido. Las tragedias que pueden haber sucedido en la vida de las personas no es posible que sean de vida o muerte.

Pero este blog es sobre Nuestras Guerras Secretas y ver cuanto llega a avanzar por las redes designadas para tal efecto, que han crecido y siguen creciendo de manera un tanto aterrador, y lo digo en sentido de que parecieran estructuras vivas, que se alargan, se tensan, se posicionan en donde menos crees. Si la metáfora, del creador, Tim Berners-Lee, de la World Wide Web, o Amplia Telaraña Mundial no es gratuita. De hecho el verbo en inglés que designa andar por entre la telaraña es de “crawl”, suena a “arrastrar”. ¿Bien podría ser arrastrarse como araña? Esa es una de mis dudas. ¿cuál sería el verbo que bien podríamos usar en el habla española que no sea “navegar” a través de esos hilos de esta gran Amplia Telaraña Mundial?

En fin, que faltan muchas cosas por hacer.

No hay comentarios.: