jueves, junio 15, 2006

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS (MAS O MENOS) ABSOLUTOS

Me gusta la Cultura Pop.

Me gusta demasiado la Cultura Pop.

Sus manifestaciones. Sus ramificaciones. Sus derivaciones. Sus mutaciones.

Rock. Cine. TV. Comics. Literatura. Y lo que haya en medio y lo que haya afuera.

Tengo 43 años. Eso cuenta. Eso explica. A eso nos aferramos.

Y he encontrado muchísimas cosas aquí en Internet.

Un día encontré a Fantasmagórico. Otro día a Los Campeones. Otra ocasión más a Simón Templar. Mas allá, a Marino el de la Patrulla Oceánica. Al Hombre Par. A Max Headroom. Al Capitán Escarlata (“ésta es la voz de los marcianos...” decían en español así “marcianos”, y en inglés, decían “mysterons”, pecadillos venales de traducción). A los Thunderbirds.

Si conocen a Meteoro, les diré que él, con todo y su Mach 5 o “Mark 5” como lo oíamos nosotros, pertenecía a ese nebuloso mundo de los años 60 en que veíamos TV a cuenta gotas. Pero al Meteoro si lo rescataron. Y a los Thunderbirds en su película. Y al Capitán Escarlata, pero no me ha tocado verlo en el Cartoon Network de mis hijos.

De vez en vez hablaré de ellos. De su particular valor, con todo y lo relativo que pueda ser. De todo lo espejismo que pueda ser hablar de ello cuando en este país la edad promedio está llegando a los 25 años. O sea, nacidos en 1981.

(¡Después de la muerte de John Lennon!)

Así será.

No hay comentarios.: