lunes, junio 19, 2006


Por cierto que Paul McCartney cumplió 64 años el domingo. De alguna manera él se puso a reflexionar en los conceptos de la vejez cuando tenía, no sé, veinticinco, en 1967 para su disco del Sargento Pimienta.

El ponerse fechas como si fueran metas es muy sintomático de nuestra época. Desde que se marca en literatura un efecto de tiempo o un número de años, la mayoría de la gente espera los momentos que faltan para determinado plazo.

Salió en la película de “Back to the Future” de 1985. En la película se marcaba un preciso instante de un día de julio de ese año en un determinado centro comercial de California en el que pasaba algo tan central en la trama como era la partida del viaje al pasado de Michael J. Fox en el fabuloso De Lorean. La gente estuvo ahí puntual, al instante, mismo. No se reportaron viajes en el tiempo ni nada. La gente respiró.

Pasó en 1984, cuando llegó el fatídico año predicho de cierta manera por George Orwell. De hecho la revista Time, lo celebró con un artículo de portada en noviembre de 1983. Se encontraron muchas similitudes entre lo que sucedía ese año con la mencionada novela.

Pasó en enero de 1992, según la novela de Arthur C. Clarke, “2001: Una Odisea Espacial”, la puesta en marcha, o el “nacimiento” de la supermáquina fría y cruel de HAL 9000, y ahí estuvieron ese día varios presentes para festejar, en la Universidad de Chicago, en Urbana, Illinois, lugar mítico de creación de la computadora… y ahí estuvieron también en el mismo lugar de nuevo en 1997, según la película de Stanley Kubrick basada en la misma novela. El porqué de la variación de los años de nacimiento entre un medio y otro es algo que a nadie le queda en claro, sobretodo porque ambas, novela y película, surgieron una a partir de la otra. Pero eso no les importa a los creyentes.

Y como se ve, sucede mucho en ciencia ficción. En la serie de televisión inglesa de “Space:1999” que vimos por los setenta, la fecha clave de una situación clave en la trama como es la separación nada trivial de la Luna del planeta Tierra, fecha que fue el 13 de septiembre de 1999. Ese día por lo menos yo sí recordé el momento en mi programa de radio en Radio UDEM, que tenía por ese entonces en Monterrey.

La pieza de Prince, de “1999”, realizada en su disco de 1982 u 1983, genial canción que fue utilizada como referencia por muchos articulistas y editorialistas de ese año finisecular, pero por lo menos en Monterrey no fue transmitida por la estación de FM de 91X, debido a que una estación competidora utiliza ese número.

Siguiendo con “2001”, durante el enero de ese año muchos artículos estuvieron a cargo de Arthur C. Clarke por la película, lamentablemente Stanley había muerto dos años antes.

Y ahora es Paul McCartney con sus 64 años.

“Cuando tenga 64 años, ¿me alimentarás, me querrás para cuando tenga 64 años?”. según el New York Times, Sir Paul ya tiene su respuesta. ¿Será por sus problemas con su ahora separada esposa?

Con Linda, hubiera sido diferente, ¿no?

Y pensar que en aquél 1967, el tono era “muchos años desde ahora”:

“…many years from now”.

No hay comentarios.: