jueves, octubre 26, 2006

La (Increíble) Transformación de Winnie Cooper


Este es un artículo que escribí hará un año o más en el que hablaba de dos mujeres, una norteamericana y otra mexicana. Lo escribí en un tono respetuoso (con algo de humor, como siempre, pero jamás sin deseos de contrastar nada ni con tintes de mal gusto o nada que se le parezca), sobre todo por la inclusión de la eficientísima Xóchitl Gálvez, una mujer que en lo personal admiro por su tenacidad.

Pero lo incluyo aquí en el blog por la sencilla razón de que, cuando fue publicado, mi artículo en periódico no pudo incluir fotografías. Las dejé debiendo.

Y fue una lástima para ver que sucedió con la buena de Winnie Cooper de los Años Maravillosos.

Subscribo con sinceridad lo que escribí en el artículo. Personalmente creo que se debe de reforzar el amor a las matemáticas. Creo que se debe de reforzar la idea en todo el país que hay que esforzarse en impulsar más las carreras de ingeniería. Se debe de hacer llegar el mensaje que el país los necesita, y conforme pase el tiempo los necesitará con más, urgencia.

El punto de que aproveche esta plataforma de blogs para mostrar a la señorita Mckellar en como ella se proyectó para decir al mundo ¡Aquí estoy!, hará uno o dos años, es sólo una muestra de mi buena voluntad.

No me lo agradezcan.

El deber es el deber.

Es la cruz que tengo que cargar.


Inteligencia y Belleza

Danica McKellar y Xóchitl Gálvez.

Por si tienen problemas en reconocer a la primera persona basta sintonizar hoy por hoy el canal abierto de TV Azteca para saber de quién se trata. Coprotagonista de Los Años Maravillosos, McKellar es Winnie Cooper, quién robó nuestros corazones cuando pasaron la serie la primera vez de 1988 a 1993, a través de aquella IMEVISIÓN y que ahora se retransmite en las tardes.

Era la serie de tres amigos que crecieron en una ciudad no nombrada de Estados Unidos a través de los turbulentos años 60’s con todo y Vietnam. Ahí estaban representados los rituales habituales de crecimiento que también nos han acompañado: la chica que te gusta pero que no te hará caso, el primer acto de fumar y de beber, el comienzo de los problemas con los padres, todo envuelto en una pátina de nostalgia e identificación.

Winnie Cooper es la niña que tú conociste y que debía tener el aroma más suave, la mirada más tierna, la voz más aterciopelada, meliflua y suave... y que jamás te haría caso en su vida… porque era de tu misma edad y tú ni a bigote llegabas.

Como punto incidental resulta que la Danica decidió aparecer, no muy vestida, en cierta revista. Visiones agradables y uno, agradecido, por supuesto. Los porqués de aparecer así radican en su punto particular de vista de las cosas y sus necesidades de compartir éste.

¿Qué tiene esta mención que ver con todo? Sigamos.

Cuando terminó de aparecer en TV, ella se dedicó a estudiar. Y entre sus materias ella eligió darle duro a las matemáticas. Ayudada por un maestro le dedicó meses al tema tanto, que estos se convirtieron en años sin darse cuenta. Y la niña salió re-buena para los teoremas y los axiomas. Y tan le fue bien que junto con su maestro y condiscípula publicó un artículo llamado: "Percolation and Gibbs States Multiplicity for Ferromagnetic Ashkin-Teller Models on Z²" en una revista de física británica. Ni más ni menos.

De ese modo que ahora es ella la única persona que ha tenido un cierto estrellato y celebridad en cine o televisión que tiene su apellido colocado en medio de la denominación de un teorema matemático reconocido: el Teorema de Chayes-McKellar-Winn.

(Aunque está el caso de Heddie Lamarr, actriz de segundo nivel de cine norteamericana de los años cuarenta, de origen checo, que tuvo que ver con la concepción de la tecnología básica de transmisión de señales inalámbricas llamada spread spectrum, que se utilizó en ese momento para controlar de manera remota torpedos submarinos, tecnología que a su vez tuvo un impacto directísimo en el know-how del celular que probablemente el lector o lectora tiene en sus manos, ese sí fue un caso raro).

Por otro lado podremos estar o no de acuerdo con Xóchitl Gálvez, pero de que es una mujer que se dedicó a tecnología y que está hoy por hoy en donde ninguna persona de origen indígena en los últimos ochenta años, o más, había llegado, toda proporción guardada.

Recuerden: En TV aparece una niña tal vez común y corriente que estudió matemáticas y que ha llegado alto a su joven edad (lo otro, lo de las fotografías, es pues eso, lo otro). Y por otra parte tenemos a alguien de origen indígena que también ha llegado alto en el gobierno mexicano.

Ambos puntos son trascendentes.

Podemos entonces matar tres pájaros de una sola piedra:

Uno, la belleza no está reñida con la inteligencia.

Dos, se puede alentar a que si los niños ven los Años Maravillosos en TV, los papás les pueden decir que así como ven a la niña, chiquita, delicada, boba hasta cierto punto (como todos y todas fuimos) ésta llegó a incluir su nombre en un enunciado matemático importante;

Y tres, que es imperativo apoyar, aún sin presupuesto, la cultura en este país: humanidades, arte, ciencia y tecnología.

Desarrollemos muchas Danicas McKellar y Xóchitl’s Gálvez entre los niños y niñas mexicanas (Sin fotos, no problema, esas fueron gustos personales de la Danica).

No es difícil, es cuestión de REALMENTE querer hacerlo.

Busquemos cómo.

Todos.

3 comentarios:

Di Stefano DereK dijo...

clap clap clap...(aplausos)

Que buena redacción, amigo mío....la verdad tienes un blog con contenido original...me encantó....

Si no te molesta, podríamos linkear nuestros blogs?....

Lo pido por que, simplemente bitácoras como la tuya deben ser leidas y difundidas.

Luis Eduardo García dijo...

Estimado Derek:

No sabes lo que te agradezco tus palabras. Mis escritos tratan de ver el lado poco común de las cosas comunes y se hace lo que se puede... pero eso sí, siempre con el lado divertido que tiene la vida.

Tú propia página me dejó muy gratamente sorprendido (luego luego el cebollazo!) está muy bien centrada y de verdad conoces tu rollo. Vi dos tres utilerías que me caerían muy bien.

Tú dime, ¿te incluyo tu página en mis links, así nada más, o tengo que hacer algo más?

Saludos y bienvenido!!!

con aprecio

Luis García

Javy Rregio dijo...

hello................
chido blog,pos no lo entendi.....................pero loas fotos lo compensan...jajaja......ntc, esta bien lo que dices pero en lugar de esas fotos hubieras puesto algo sobre el teorema.

yo fui fan de esa serie.