miércoles, noviembre 29, 2006

Acabo de publicar aquí en mi blog de Cuentos...

... de Luis García (www.cuentosluisgarcia.blogspot.com) el de Éramos Diez.

Está es la introducción. Tómenla o déjenla. Pero ya que estamos entrados en gastos mejor tómenla, ¿de acuerdo?

La historia de Éramos Diez, como le he estado pensando intitular, trata de una vida en una historia alternativa que sucede, de todos los lugares, en Monterrey. ¿Por qué ahí? Porque ahí crecí, porque me sé todos los lugares con cierta precisión. Porque no he tenido que inventar casi nada de la ambientación.

A veces pasa que uno quiere entender los hechos de la vida de uno en mayor o menor medida. Uno quiere tratar de asirlos de nuevo, ¿por qué los hechos se dieron así o por qué no de esta otra manera? La maldición de los hiperreflexivos.

Pero. ¿Es Éramos Diez una historia realista o de fantasía? Los hechos que se narran son de un género del que hablé no hace muchos días por aquí, el llamado de Historia Alternativa, o sea, el transcurrir de hechos lo mayor realmente posibles en un marco histórico que no existió nunca. Aquí me aviento el asunto de crear un estado de guerra entre México y varias naciones centroamericanas y del Caribe con todos sus detalles de lucha en El Salvador, por ejemplo.

Lo hago porque quise poner un entorno difícil al de nuestra adolescencia y primeras juventudes de 1975 a 1987, aproximadamente.

Como mencioné, los lugares son tal cuales. Las fechas también son muy similares a como fueron transcurriendo.

Los protagonistas de Éramos Diez existieron en mayor o menor medida y abusando del hecho de que la mayoría no tengo ni idea de saber en donde se encuentren actualmente, todavía cuento con la circunstancia extra de que ni se irán a acordar de mí si alguien les menciona quién soy, o la de que tal vez ni siquiera lean ficción, o la de que si leen ficción, ni lean esto que aparece aquí, o que si leen esto que aparece aquí, ni sepan a quién me refiero. No hay apellidos, no hay nombres verdaderos, algunos personajes son mezcla unos de otros, tal vez.

Eso sí, sólo lo sabrán mis amigos, pero ni me han de leer, ¿para qué me preocupo?

No sé si incurro en una falta literaria, el transcribir la vida real, de cierto modo, pero, como alguien dijo, que me manden la Policía Literaria, a ver de a como nos toca, pues.

Ah, algo más. Incluí en ese pasado detalles actuales de la vida diaria, como si fueran normales por entonces, por ejemplo el uso de Internet, los MP3, los celulares, lo que de cierta manera nos puede definir en muchas circunstancias hoy en día cómo si hubieran sido de uso común en los años setenta, detalle que espero no les suene complejo de entender.

Muchos eventos, como siempre que uno escribe, son autobiográficos, muchos no. Espero que jamás sepan cual es cual. O tal vez sí.

3 comentarios:

Perro canijo dijo...

Adelante, estaré al pendiente para leer tu historia, me parece interesante lo que harás.

Sautlivan dijo...

Juegue hombre,,, desde chile!
salud, animo y sentiemiento

Sautlivan dijo...

suena bien eh!,,, desde chile!
Salud, animo y sentimiento