jueves, noviembre 23, 2006

ENSAYOS DEL ROCK: BOHEMIAN RHAPSODY de Queen


(No soy músico ni poeta, sólo soy un viejo escucha de Rock and Roll, no hay excusa para no hacerlo, y tampoco hay excusa para hacerlo. Eso por un lado, ahora me pregunto: el hecho que incluya aquí la letra de una canción de alguien, ¿me hará incurrir en una circunstancia que viole algún reglamento de derechos de autor? Si fuera así, ¿habrá alguien que se apodere algún día de los derechos de las palabras “Rapsodia” y de la palabra “Bohemia” y me quiera multar por este tipo de cosas?)

Words and music by freddie mercury

Is this the real life-
Is this just fantasy-


Esta es la vida real, es sólo fantasía.

¿Son preguntas, verdad? Freddie Mercury no sabe si está soñando. ¿Pudo suceder algo tan grave como para preguntarse eso?

Las palabras de Freddie abren la pieza de Rapsodia Bohemia, una pieza extraña a más no poder. Los años no la disminuyen, los años la hacen, como a los clásicos, más rica para escuchar, de oír las circunvalaciones de saltos, de riesgos cruzados, de cambios bruscos, de armonías tal vez sencillas para melómanos, pero nosotros sólo escuchamos Rock and Roll. Forever.

Yo la escuché una de seguro buena tarde del invierno de 1975-1976 en Monterrey, al estar haciendo la tarea de alguna materia ya olvidada de Segundo de secundaria en la vieja RG, programada entonces por Polo Álvarez. Me quedé paralizado. Tenía que ser una broma. No lo era. Era un grupillo inglés desconocido llamado Queen.

¿Qué pensaría la demás gente? ¿Se habrán sorprendido tanto como yo de lo que escuchábamos? ¿Era eso una ópera en radio? ¿O algo que era una parodia, mínimo?

Caught in a landslide-
No escape from reality-
Open your eyes
Look up to the skies and see
-

Freddie está atrapado, se da cuenta que no está soñando, alguien le implora, tal vez él mismo, le ruega que tiene que abrir los ojos y mirar hacia al cielo. El perdón sólo podrá salir de allá arriba.

Frente a los hechos consumados, no hay nada que hacer. Sólo queda la rebeldía. Nada más.

La pieza tenía lo suyo, las voces primero que nada, la duración. Aún y que Hey Jude de los Beatles con sus siete-ocho minutos había abierto espacios para las piezas largas en AM y FM, era muy complicado que los gerentes de las estaciones, si no los directores de programación que eran los verdaderos creativos, la incluyeran. Pero en esos años de los setentas estaban sucediendo milagros. Rapsodia tenía casi los seis.

Algo sucedía en la pieza (porque se dice tanto pieza como canción, ¿okay?, es mi humilde opinión) que seguía sonando el pianito, que al ver el video (el supuesto primer video clip musical considerado como tal, que aún después de tantos años desconozco porqué siempre se ha ignorado a los demás videos anteriores, como a los de los Beatles en Magical Mistery Tour o los de David Bowie en su etapa de Ziggie and the Spiders from Mars y seguidores), que al ver el video, repito, nos damos cuenta de los primeros cambios de voces y como se han encimado pistas tras pistas tras pistas de capas y capas de voces, (cncuenta según John Deacon):

I’m just a poor boy, i need no sympathy-
Because I’m easy come, easy go,
A little high, little low,
Anyway the wind blows, doesn’t really matter to me,
To me


En este punto la situación está dada. Freddie se declara sólo frente al mundo, en su etapa reflexiva siente que está al consuelo del destino, nada más. Siente que todo está dicho y que el viento allá afuera sopla hagas lo que hagas. Nada más te puede importar. La angustia juvenil en su apoteosis.

El “little high” de un lado, seco, sordo, el “little low” en el otro oído, el contraste, es más que básico, crudo, rudo, total.

Y es sólo el comienzo.

Mama, just killed a man,
Put a gun against his head,
Pulled my trigger, now he’s dead,
Mama, life had just begun,
But now I’ve gone and thrown it all away-
Mama ooo,
Didn’t mean to make you cry-
If I’m not back again this time tomorrow-
Carry on, carry on, as if nothing really matters-


Freddie le habla a alguien, quizá es a su soledad, quizá es a un pasado, quizá sí le habla a un ser querido que ya no está. Nos dificulta algo el no saber en realidad cual fue el móvil del crimen. Y al mismo tiempo saber cual fue el motivo ya no importa más.

El piano es lento, su voz es aterciopelada. Dice lo más terrible con una sencillez que pasma. Sin embargo no se ve final, para Freddie es el principio, la vida ha comenzado. La batería comienza a golpear en ritmo.

La descripción es sencilla. Freddie tuvo el valor de poner una pistola contra la cabeza de algún tipo, ahora está muerto. ¿Quién era él? ¿Por qué este tipo fue asesinado por Freddie? ¿Cuál es el motivo de tal sangre fría?

Algo pasa en la conciencia de Freddie, también, no ha permanecido indiferente. Siente que lo echó a perder todo. ¿Se referirá a su vida? Aún así, el propio Freddie tiene sentimientos hacia la mujer, ¿será su mamá realmente o sólo será una mujer cualquiera, su compañera, amante, novia, como quién se refiere hacia ella, como si fuera una “mami”?

Aún así se percibe que Freddie mira al abismo al decir que si no vuelve mañana, hay que seguir, como si nada importara…

La canción no ha llegado en su tiempo ni a los dos minutos de seis.

Too late, my time has come,
Sends shivers down my spine-
Bodys aching all the time,
Goodbye everybody-Ive got to go-
Gotta leave you all behind and face the truth-
Mama ooo- (any way the wind blows)
I dont want to die,
I sometimes wish Id never been born at all-


Freddie está arrepentido, como prisionero en paredón de mil metros de altura. Al parecer nada podrá salvarlo. Puede recordar algo al destino de Pinky en The Wall de Pink Floyd, no hay esperanza, él está solo, nadie lo puede ayudar de su propio destino. La opresión. El horror, el horror.

Sabe que el tiempo ya llegó. Los escalofríos lo recorren por su espina, como pequeñas campanas en nuestros oídos, el cuerpo le duele, está como al borde del colapso.

Entra Brian May con su guitarra hecha a mano, según la leyenda. Sonidos de guitarra individualizados así, sólo pocos. The Edge, Keith Richards, Jimmy Page. Líneas de sonido en los cielos, marcando microsurcos en las paredes. Microtemblores en tu espina dorsal en vibración sincrónica con sus pasos.

Nuestro amigo ya siente necesidad de despedirse, algo pasa dentro de sí. Sabe que está ya al final. Que debe de dejar todo detrás y encarar la verdad. Sabe de la indiferencia del Ser individuo frente a su destino. Sabe de la indiferencia de las personas ante los hechos consumados, el dolor es el dolor sólo para quién lo siente. La empatía por el que sufre no basta. Freddie lo sabe, siente una condena sobre su cabeza, al parecer la desolación lo invade. No hay esperanza. Pero la valentía lo inunda, no es esperanza, pero frente a la muerte hay cierto sentido de dignidad.

La guitarra de May es sorprendente, sube y sube cada vez más con ahínco, como en espiral posesionándose de nuevas alturas como reclamándolas sin ningún esfuerzo, un maestro a la altura de su instrumento, llega a una plataforma y… de repente se escucha el silencio sólo para ser contrapunteado por el piano: Todo está dicho. El juicio de Freddie entra como en un desdoblamiento, las siluetas y las sombras, juegos eternos de nuestras vidas.

Lo que realmente sorprendió en su tiempo, y lo sigue haciendo porque no recuerdo una pieza similar que se haya atrevido a conjuntar tonos operáticos (algunos solamente dirán que es de opereta, y nos verán con ojos de puristas, mostrando su asco), es la manera atrevidísima en la que Freddie se suelta, hay que tener valor para decirnos que eres un grupo de rock y salir con lo que sigue. En estos treinta y un años no he conocido a nadie que dijera que le hayan disgustado estas trece líneas.

No podemos hablar de una revolución ni creo que fuera la intención del grupo Queen al hacer esto. Es sólo, digamos, la puesta en marcha, de una demostración en seco de un esfuerzo enfocado de cuatro tipos que querían conquistar al mundo, uno más que el otro, pero cuatro tipos que estaban dando nido, guarida y castillo al talento de uno de ellos de manera apoteósica.

El mismo exceso en la siguiente parte es claro y es clave. El hecho de que lo que sigue no es para ser puesto en marcha en vivo, no lo disminuye. La intención de seguro no era engañar al público, era sólo un juego del grupo hacia el público. Era una demostración del boato posible que podía salir de la sola imaginación de Freddie Mercury y el poderío de guitarra, bajo y batería de sus demás integrantes: Roger, Brian y John.

I see a little silhouetto of a man,
Scaramouche, scaramouche will you do the fandango-

El estilo lo da la imagen de la silueta de uno de ellos, impone el tono, impone el sentido que seguirá. Vienen cosas extrañas. Habrá una gigantesca pelea por la vida de un hombre. ¿Qué es Scaramouche? Es un personaje de ficción francés situado en tiempos de la Revolución. El fandango no es más que la fiesta en sí. Va a haber una fiesta y créanme, no me parece que será una fiesta vital o de alegría. Será de muerte.

Thunderbolt and lightning-very very frightening me-
Galileo, galileo,
Galileo, galileo
Galileo figaro-magnifico-
O o o o


Truenos y rayos, interjecciones celestiales. ¿Qué hace la figura de Galileo aquí en Rapsodia Bohemia? Sólo Freddie Mercury lo sabría y sus amigos. Esa respuesta estará en algún libro, y lo sabremos con seguridad algún día. Mientras, pensemos, ¿habrá sido como una referencia de enjuiciar al hereje, al que pensaba diferente de todo el mundo, literalmente? ¿O como la aparición de palabras como fígaro y magnifico que sólo son italianismos para exponer un tono, sugerir la el estilo de ópera en sí?

But Im just a poor boy and nobody loves me-
Hes just a poor boy from a poor family-
Spare him his life from this monstrosity-
Easy come easy go-,will you let me go-
Bismillah! no-,we will not let you go-let him go-
Bismillah! we will not let you go-let him go
Bismillah! we will not let you go-let me go
Will not let you go-let me go
Will not let you go let me go
No, no, no, no, no, no, no-
Mama mia, mama mia, mama mia let me go-
Beelzebub has a devil put aside for me, for me, for me-

La confrontación entre el bien y el mal, quizá. La expulsión del paraíso. La autolástima y sentimiento de compasión son expresadas, Freddie afirma que nadie lo quiere, como lo diría un niño que es lastimado. Tal vez la culpa del crimen la que lo lleva a pensar eso, de ese modo. Pero la piedad suplicada no alcanza para salvarle. Una vez más la indiferencia del destino se expresa abiertamente.

Aún y que muchas de las canciones de rock no llevan a nada, y sólo son palabras que se acomoden para sonar mejor, y eso es lo que muchos músicos de rock aseguran, no dejamos de asombrarnos en lo que nos sugieren, verdaderas manchas sónicas de Rorsach. Y aún que mucho del público hispano no entiende nada de lo dicho en la canción el “Mama mia” les resuena a todos. Sólo basta con tararearles y cantarles esa porción y la reconocen en automático la canción entera, tanto así se ha hecho distintiva de la pieza en sí, por los “Mama mia’s”.

El estéreo como pocos lo han usado para el bien de la pieza. El boato orgiástico de voces una y otra vez en bombardeo continuo. La repetición de una caja eterna de espejos resonantes.

Las voces marcan los bandos, unos lo quieren dejar ir, de algún modo consiguió simpatías, otros no. Se invoca a Alá y al diablo mismo en todo el desarrollo.

Como se dijo arriba, esto es lo más cerca que una pieza de rock se ha acercado a la verdadera ópera sin ambages. Un camino cerrado desde entonces, eso sí. Como un truco grandioso que no se puede repetir. O al menos que no se podría dejar de comparar con lo que hizo Queen aquí.

So you think you can stone me and spit in my eye-
So you think you can love me and leave me to die-
Oh baby-cant do this to me baby-
Just gotta get out-just gotta get right outta here-


El rock aparece en todo su poder, el rock como cualquiera, aunque nadie lo pueda describir con claridad, se podría referir a él con este ejemplo.

La guitarra de Brian, el bajo de John y los tambores de Roger explotan en este espacio rockístico como el que más. Aquí es donde los críticos mencionan los parecidos de esta pieza con “Stairway to Heaven” de Led Zeppelin. Ambos finales son similares en cuanto a catarsis similares. Explosiones para poder estremecerse cuando la escuchas en concierto, que sabrás que las luces y las “¡Fuera bombas!” te atacarán en búsqueda de la purificación. O cuando la escuchas a un volumen de once, tal y como lo dicen los de Spinal Tap.

Algo sucede en la pieza. ¿Habrá sido todo un juego de la verdad? Freddie suena furioso, Se rebela contra la sociedad, en el punto acerca de las piedras y los escupitajos suena un poco irreverente, invocando tal vez a un Cristo que predica que no habrá nunca quien tire una primera piedra, resonancias bíblicas en nuestros oídos al lado de los guitarreos furiosos de Brian.

¿Algo sucede con la persona, con su “mama”? Huele a traición, huele a decepción como pocas. Freddie reclama que esto no se le puede hacer a él. Quizá peor, la que se lo hizo tal vez fue una persona que él amo. La decepción ha de haber sido Magnifica, si se me permite decirlo así.

Freddie pide, exige, salir de ahí. Una vez más nos recuerda a Pinky de Another Brick… que sólo quería salir de The Wall… que fue lo que se le concedió al final.

Freddie habrá salido de ahí por fin, ¿vivo o muerto?

Nothing really matters,
Anyone can see,
Nothing really matters-, nothing really matters to me...

La indiferencia final. La oscuridad. Nada más importa, todos lo podremos ver. Él, Freddie Mercury, está más allá del bien y del mal.

Ya nada más le importa.

Nada. Afuera sopla el viento.






NOTA:
Si alcanzaste a terminar toda la nota anterior y si es que fue de tu agrado,
podrías seguirle con los LINKS INTERESANTES que están al lado IZQUIERDO de aquí para…

1. leer algunos distintos artículos míos en el blog de LaPalabra.
2. o leer mis cuentos…
3. o lo que escribí en el blog de Crónicas de Nuestras Guerras Secretas para completar la segunda parte de dicho libro…
4. o bien me podrías pedir a mi correo el mencionado libro de Nuestras Guerras Secretas completo en PDF…
luisgmetaconexiones@gmail.com
5. o leer mi novela de Technotitlan: Año Cero que está en los links de aquí a ladito a la izquierda… que está por el momento son dos partes y estoy por poner la tercera y después la cuarta…
6. y agregaré más cuentos en blog de cuentos y agregaré mi otra novela de Sangre de Neón en otro blog más…

Ah, y si estás en revista o periódico y quisieras incluir un artículo de estos ahí en tu medio, ¿porqué no me escribes? Me encantaría colaborar en tu medio ya sea impreso o en el ciberespacio.

Luis García

2 comentarios:

Redactor77 dijo...

Hola, muy interesante tu blog, con respecto a tu post acabo de publicar el audio de Rapsodia Bohemia y el de la versión de la banda argentina Lörihen para leer las opiniones al respecto. Estaría bueno que te des una vuelta por mi blog.

saludos
Redactor77

www.larockera.blogspot.com

Luis Eduardo García dijo...

Estimado Redactor, me di una vuelta por ahí y escuché la versión de Lörihen, se me hace muy sólida y genial.

Se necesita estar en dominio de su arte musical para acercarse a una pieza tan venerable y venerada como la original. Lörihen ha de ser un grupo lleno de recursos, mis felicitaciones al grupo y un saludo afectuoso a ti, estimado Redactor77...

Con aprecio

Luis García