lunes, noviembre 20, 2006

La Sangre Azteca Sigue Corriendo, Bien, Gracias


Yo iba a escribir este artículo sobre Tlaltecuhtli, una deidad de la Tierra que encontraron debajo de las Arajacas, cerca de las excavaciones del Templo Mayor, que no tardan en llegar al periférico, allá en la ciudad de México. Ya tenía las fotos y demás.

Entonces pensando en aztecas, aztecas, recordé un libro que jamás leí, porque nunca se pudo conseguir por estos lares, llamado Aztec Century de un cuate llamado Christopher Evans, y que pertenece al género de Ciencia Ficción llamado Historia Alternativa, aún y que la Historia Alternativa también es un subgénero de la Historia que analiza lo que pudo ser y que no fue.

Ejemplos de esto último es lo típico:


¿Qué hubiera pasado si el Sur derrotase al Norte en la Guerra Civil Norteamericana?

¿Qué hubiera pasado si Napoleón hubiera sido más prudente en Waterloo?

¿Qué hubiera pasado si la Armada Invencible no hubiera sido destruida por una tormenta antes de enfrentarse a los Ingleses en 1596?

¿Qué hubiera pasado si Roosevelt hubiera pactado con los japoneses al comienzo de la Segunda Guerra Mundial?

¿Qué hubiera pasado si Hitler no le hubiera ayudado a Mussolini con la invasión de Yugoslavia, retrasándolo en dos meses la invasión de Rusia en 1941?

¿Qué hubiera pasado si el romano general Varo con sus tres legiones no hubiera sido engañado por los bárbaros germánicos y no hubiera caído en la trampa del Bosque de Teoteburgo en el año 8 después de Cristo que lo destruyó totalmente?

Y así son miles de preguntas y hay miles que desean responderlas.

La Ciencia Ficción es el correcto place to be para saber de estos asuntos con la extensión correcta.

Así ha habido libros buenísimos del tema como la de Lo que el Tiempo se Llevó que tiene que ver con la primera pregunta especulativa que mencionamos, la del si el Norte fuese derrotado por el sur, que es genial y que no recuerdo quien la escribió. O está también la de SS-GB, una novela del escritor inglés Len Deighton, en la que los nazis sí lograron conquistar Inglaterra y los de Scotland Yard tienen que trabajar con la GESTAPO en sus asuntos. O la de Clash of Eagles, con su portada de aviones Stuka contra Hurricanes o como se llamen sobre los rascacielos de Nueva Cork cuando los alemanes invaden al Este de los Estados Unidos y todo mundo se rebela contra los invasores, los de los muelles, los gángsters, las prostitutas, los veteranos, los civiles, todos.

Pero de entre todas destaca la de El Hombre en el Castillo, de Philip K. Dick, que es la obra maestra del género en la que Dick, sumo pontífice de la Ciencia Ficción, creador de Blade Runner, y Minority Report entre otras maravillas, describe un San Francisco dominado por los japoneses, que ganaron la Segunda Guerra Mundial y que a través de las cavilaciones del protagonista con el I Ching y su libro de las Revelaciones descubre que hay un mundo alternativo en el que los japoneses fueron derrotados por los norteamericanos, etc. Una maravilla de libro.

Ah, lo olvidaba, también hay un excelente caso de historia alternativa, que a mi al menos me tocó ver la película por cable hace años, llamado Fatherland, con Rutger Hauer, (el de Blade Runner, of course) en la que un policía alemán trata de descubrir una intriga en el Hamburgo de 1962, ciudad que al menos en una escena por lo que vi en un poster pegado a una pared, era anfitriona de un grupillo inglés llamado the Beatles… situación que un beatlemaniático de medio pelo sabría que ese sí, es un dato real.

El punto es que volvemos a los aztecas y a su libro de Aztec Century. Fue uno de mis primeros encuentros con Internet y con algo así como que muy interesante, respecto a nuestros antecesores (de acuerdo, no mucho).

Este Evans, quién ganó un premio de ciencia ficción británica con el libro en 1993, describe un mundo en el que los aztecas pactaron con Cortés y se fueron a conquistar a Europa y al mundo. De ese modo avanzaron poco a poco a través de América, y sólo fueron detenidos allá por el Mississippi por un ejército comandado por Wellington, Napoleón y Andrew Jackson, que le ganaron en Nueva Orleáns al Tlatoani Cozcatezcatl, posponiendo la conquista de todos esos territorios por cincuenta años.

Pasaron los años y ahora nuestros queridos aztecas están en Inglaterra y hacen pirámides a lo largo del Támesis en lo que es Londres. Según la portada del libro, hagan de cuenta que es escenario de la película de Blade Runner, de Rudley Scott (en la que el diseñador estrella de la película, Syd Mead, acepta haberse inspirado en las pirámides mesoamericanas para crear sus megaedificios que marcan el skyline de Los Ángeles, 2018, muy presente tengo yo), ¡Magnificent!

La sociedad azteca y su clase gobernante de Aztec Century están, por increíble que parezca, mezclada a discreción con lo que queda de la nobleza inglesa. Una de ellas, una chica llamada Catherine Marlborough va a ser esposa del gobernante azteca, Extepan en lo que es Inglaterra. Ya saben, una novela de este tipo no puede dejar de lado la conspiración maquiavélica típica y todo lo que viene con ello.

Al parecer la historia se vuelve convolutada e implica a los rusos, que no se dejan conquistar por los aztecas, los cuales no se aplican mucho contra ellos porque no es honorable utilizar sus armas nucleares ni sus proyectiles desde el espacio, muy modernos ellos, contra sus enemigos, sólo mientras hasta que los rusos sí deciden usar las propias contra una ciudad logrando desencadenar de ese modo la ira de nuestros congéneres paralelos en el tiempo, vaporizando dos ciudades rusas al mismo tiempo para forzarlos a rendirse.

Si quieren leer la sinopsis completa de Aztec Century, la pueden encontrar aquí:
http://www.minervatech.u-net.com/tavern/guest/featr002.htm .

Espero un día conseguir el libro de Aztec Century por ahí y ver si la Conquista Azteca del Mundo (literalmente) está buena o medianamente buena. De perdido para analizarnos a como nos ven los ingleses como grupo, como raza o como lo que sea.

Mientras sucede eso en este mundo, puedo releer el Hombre en el Castillo para estar de nuevo en la mente del genial Philip.


O practicar el I Ching, donde quizá descubra que el mundo alternativo que me contó un amigo sea este y el real está allá a la vuelta de la página, a la vuelta de la esquina, a la vuelta del cielo, a la vuelta de la eternidad.



NOTA:
Si alcanzaste a terminar toda la nota anterior y si es que fue de tu agrado,
podrías seguirle con los LINKS INTERESANTES que están al lado IZQUIERDO de aquí para…

1. leer algunos distintos artículos míos en el blog de LaPalabra.
2. o leer mis cuentos…
3. o lo que escribí en el blog de Crónicas de Nuestras Guerras Secretas para completar la segunda parte de dicho libro…
4. o bien me podrías pedir a mi correo el mencionado libro de Nuestras Guerras Secretas completo en PDF…
luisgmetaconexiones@gmail.com
5. o leer mi novela de Technotitlan: Año Cero que está en los links de aquí a ladito a la izquierda… que está por el momento son dos partes y estoy por poner la tercera y después la cuarta…
6. y agregaré más cuentos en blog de cuentos y agregaré mi otra novela de Sangre de Neón en otro blog más…

Ah, y si estás en revista o periódico y quisieras incluir un artículo de estos ahí en tu medio, ¿porqué no me escribes? Me encantaría colaborar en tu medio ya sea impreso o en el ciberespacio.

Luis García

1 comentario:

Anónimo dijo...

Genial fill someone in on and this mail helped me alot in my college assignement. Say thank you you on your information.