miércoles, noviembre 29, 2006

Se murió Raúl Velasco


El 13 de diciembre de 1969 recuerdo que veía el (entonces) reconocido programa de análisis de noticias semanal de Jacobo Zabludovski, Hoy Domingo, (no me culpen, a mis siete años y viviendo en Tampico no había otra cosa en la TV) en el cual el señor Jacobo hablaba con un tipo chaparrito con lentes llamado Raúl Velasco con el que comentaba que ese día comenzaría la transmisión de su programa que se llamaría Siempre en Domingo.

No hay mucho que comentar aquí más que lo todo mundo dice hoy por hoy. Ahora sí todo mundo le llora y le recuerda, ¿verdad?, pero, ¿alguien se acuerda cómo y cuándo fue exactamente que le cancelaron su programa y le dijeron baibai PARA SIEMPRE?

Al menos hace un mes sí pudieron hacerle su homenaje al que por merito ni llega. Y luego, me pregunto, fríamente hablando, y perdónenme por escribirlo pero ¿no habrá pensado alguien de dentro de Televisa, que cayó de perlas el que se muriera el preciso día que iban a pasar el especial de su homenaje largamente debido?

Digo, supongo que nadie lo aceptaría abiertamente en su sano juicio decir eso ni entre amigos, pero yo sé como son estas cosas. Rating, puntos de share, cuotas, anunciantes complacidos, digo, dada la ocasión, aunque sea el mal gusto total expresado en forma callada, silenciosa y cómplice, pero todo puede pasar.

Raúl a mí jamás me pareció. Su programa se me hacía el excelente mínimo común denominador por definición. El que se tiraba al piso para que todo mundo cayera con él. El que copiaba a los programas de variedades extranjeros, algo así como un Ed Sullivan colonial novohispano, con todo y trucos de perritos saltarines, equilibristas y acróbatas.

Un día me tocó ver la película de Siempre en Domingo (sí, hicieron una película que trató de un domingo en el que se desarrollaba uno de tantos programas y entre variedad y variedad había una trama de una niña que se había perdido y que al hacer el anuncio por el programa, todos, pero todos, “van a ayudar a Raulito” a encontrar a la niña extraviada), de tan mala que es genial. Ojala que puedan verla algún día. Es de risa, la verdad.

Y en definitiva, digo, el señor no era malo, pero su programa no era de lo mejor para mí, que sé perfectamente que el decir u opinar así tal vez no pueda pesar en esta vida diaria ni con mis propios hijos, pero a lo que me refiero es que si lo vemos una vez más fríamente, su programa de Siempre en Domingo era repetitivo, interminable, egocéntrico, individualista, poco original, pesado como plomo, aburrido, mediocre, corriente, trivial, etc. Pero hay que decir lo bueno, peroporsupuesto, en este país te ven mal si te refieres (sólo) mal de los muertos, su programa era, veamos, hecho con corazón popular, trataba de entender a la gente en lo que quería (lo cual eso sí en estos medios eso era ser genio, caramba), y… ¿qué más, qué más?

Sí, su programa era el escaparate natural en donde la gente que quería ser, que quisiera existir en el ámbito nacional o latinoamericano, o español, de “artistas” (entre comillas, claro) debería de aparecer ahí, en primer lugar y ya luego en los demás, si no pregúntenle a Julio Iglesias, a Miguel Bosé, etc, con todo lo snob que pudieran ser nuestros parientes lejanos los españoles al resistirse, por lo que quieran, a llegar a estas sus excolonias, pero aquí es o era, donde estaba la explosión demográfica y no allá.

La pregunta de que si era tan bueno el señor, entonces deberíamos también preguntarnos el porqué no se murió en el escenario, el porqué no siguió como don Francisco (otro mínimo común denominador, etc.), pero no, algo sucedió en Televisa en un momento determinado, barriendo con todos los veteranos en todas partes, Jacobo, Guillermo Ochoa, el Mago Septién, Capulina, los Polivoces, el mismo Chespirito, todos. Bueno, eso me pareció a mí.

(Chabelo, o Chabuelo, como le dicen ya algunos desde hace años, es un caso único, y se sabe que mete muchísimo dinero a la empresa en publicidad, la catafixia es la catafixia)

Quizá se cansaron de su poder de crear estrellas, y de destruirlas. (Por cierto, en el famoso homenaje reciente el “Fher” de Maná mintió al afirmar que Raúl creyó en el rock mexicano, pero para nada, como muchísimos grupos de verdadero rock mexicano lo atestiguan desde los 80’s y 90’s, que yo sepa, él, Raulito, satanizó el festival de Rock de Avándaro de 1971, claro que sí. Pero acabo de recordar que Maná no es rock, perdón, lo había olvidado. Disculpen por haberlo mencionado.)

Pero los espectros regresan como en el cuento A Veces Vuelven de Stephen King (donde se ve que unos espectros vuelven a la vida para hostigar al protagonista): como sabemos Chespirito ha sido “redescubierto” en estos días, pero qué sabrá el mismo Dios y que milagros deba, o en que andaría Él pensando (Dios, claro, no Chespirito, obvio), y cómo ha seguido éste siendo “vigente” desde siempre, fenómeno el cual nunca me he sabido como explicarlo… ¡ah sí!, por ese algo tan lindo llamado “humorismo blanco”, sí, exacto, eso debe de ser.

Mucho antes le había tocado el adiós “a su público que lo ama y quiere tanto” a Luis Manuel Pelayo, (Sube Pelayo Sube, ¿qué, ya lo olvidaron?) que también en su momento fue populista por definición a más no poder. Así se puede explicar entonces, de manera natural, que le ocurriera la guillotina a Raúl en el momento en que “le debería tocar cerrar su ciclo”.

Me acuerdo que muchas personas después de su desaparición de la TV se quedaban los domingos como sin saber que ver, sin que les pudieran llenar ese espacio, sin poder entender cual era la causa que el señor Velasco ya no apareciera. Todo se olvida y poco a poco los espacios vacíos son llenados. (¿O alguien me puede decir cuando fue la última vez que vieron o supieron la película arriba mencionada? ¡Ah, verdad!)

Son cosas de los ciclos que se acaban, como ya se ha mencionado aquí. Y ahora el señor Raúl se murió y la gente lo recuerda la mayoría bien, y bueno, la gente es así.

Y no la vamos a culpar de ninguna manera. Eso, jamás.





NOTA:
Si alcanzaste a terminar toda la nota anterior y si es que fue de tu agrado,
podrías seguirle con los LINKS INTERESANTES que están al lado IZQUIERDO de aquí para…

1. leer algunos distintos artículos míos en el blog de LaPalabra.
2. o leer mis cuentos…
3. o lo que escribí en el blog de Crónicas de Nuestras Guerras Secretas para completar la segunda parte de dicho libro…
4. o bien me podrías pedir a mi correo el mencionado libro de Nuestras Guerras Secretas completo en PDF…
luisgmetaconexiones@gmail.com
5. o leer mi novela de Technotitlan: Año Cero que está en los links de aquí a ladito a la izquierda… que está por el momento son dos partes y estoy por poner la tercera y después la cuarta…
6. y agregaré más cuentos en blog de cuentos y agregaré mi otra novela de Sangre de Neón en otro blog más…

Ah, y si estás en revista o periódico y quisieras incluir un artículo de estos ahí en tu medio, ¿porqué no me escribes? Me encantaría colaborar en tu medio ya sea impreso o en el ciberespacio.

Luis García

No hay comentarios.: