sábado, enero 13, 2007

Nada más para avisar que la tercera entrega (de cuatro) de mi novela de Technotitlan: Año Cero, ya está en su blog correspondiente…


…es decir, la que corresponde a Tercera Parte, Vida y Muerte en La Matriz ya está disponible para todas aquellas personas que estén interesadas en el asunto (lo de La Matriz, para los que no sepan como está ese rollo, lo explico en el blog).

Por otra parte, a todas aquellas personas (sobre todo personas de editoriales) que estén interesadas en el tema de Tlatelolco 1968 y consecuencias, ahora que sólo falta un año y meses para el cuarenta aniversario en 2008, y que quieran leer una novela que aunque la escribí hace como 9 años, y es de tema futurista (sucede en los años de 1968 y en el de 2018, o sea, en el cincuenta aniversario), y que todavía aguanta, según yo, la pueden encontrar en los blogs correspondientes que están aquí a la derecha, donde dice “LIGAS INTERESANTES”, cada parte en su blog correspondiente.

O le pueden dar clic aquí:
http://novela-technot-tercera-parte.blogspot.com/

Por otra parte, en caso dado que deseen leerla no del blog, sino a través de un archivo Word, con gusto se las puedo enviar por correo electrónico si me lo piden al correo de costumbre, que es el de

luisgmetaconexiones@gmail.com

donde les llegarán dos partes (en blog dividí la novela en cuatro, para que fuera más sencilla de abarcar o asimilar).

Pueden solamente escribir: “Luis, me interesa leer tu novela, ¿me puedes mandar la primera parte?”.

Y yo les responderé: “¡Claro! ¡Con todo gusto!” Y listo.

Como lo mencioné antes, esta novela estuvo en su propio website, ya fenecido, la mitad solamente y ahora me decidí publicarla entera, sus cuatro partes, sólo para ver que pasa.

Como en muchas cosas de nuestra vida, nadie tiene la certeza de si es conveniente o no hacerlo, porque dicen que así nadie la compraría, el caso es que si la tengo guardada en mi casita, en mis archivos de mi pc, nadie la conocerá, así que es mejor sacarla por Internet para que así los lectores o los interesados en diversos temas vayan llegando de casualidad.

Así las cosas, uno nunca sabe lo que puede pasar. Sólo les recuerdo que esta novela la imprimí en su tiempo, 1999-2000, o más bien, la traté de imprimir en su tiempo, y lo digo así por suceder la proverbial pesadilla normal de los escritores que quieren ser independientes de todo a todo: Por circunstancias, el proceso de impresión fue de locura, largo y agonizante, sólo alcanzando a imprimir la tercera parte de lo que se intentaba hacer.

En ese tono, de alguna manera lo hice parcialmente y tuve en mi poder 330 libros que vendí a 200 pesos cada uno (ni tengo tantos amigos que me pudieran hacer el favor de comprármelos por lástima, ni los regalé por ahí, que conste) y que, por ser yo escritor novato y demás, otorgué el derecho de duda a los lectores y les pedí que si no les gustase, me podían pedir una garantía al respecto. Es decir, les devolvía su dinero.

Además de Selecciones, no sé quién de escritores haya hecho lo anterior, y así lo he seguido haciendo con mis siguientes libros (o libro, pero ustedes me entienden).

El punto de dar garantía personal completa a un libro (o sea, finalmente una obra de este tipo está sujeta a subjetivismo personal, como las películas que se proyectan en un cine o las obras de teatro a las que se asiste, sucediendo que una vez dentro, por más mala que esté la película o la obra, es un hecho que jamás nadie exige su dinero, por más mala que esté la obra, y si lo hicieren, jamás nadie se los daría, como que es una situación que es de cuenta y riesgo personal, cuanto dinero regresaría a las manos del espectador y cuanta calidad de las películas, y de los libros, no se mejoraría, se harían menos películas si hubiera garantía expresa, ¿o no?) yo sí lo hago y nadie me ha pedido la garantía de vuelta), es, con modestia aparte, tal vez mi única contribución original, válida y creativa al mundo editorial. O es eso, o es una plena locura.

Si no me creen, vayan a Sanborns, o a Gandhi, o a Gonvil, a reclamar un mal libro que hayan comprado, a ver que les responden.

Algo es algo.

La cuarta parte y última de Technotitlan: Año Cero, la incluiré próximamente y así podré afirmar que soy uno de los pocos necios que han puesto su novela completa en Internet.

Y así seguiré con Sangre de Neón, que son tres partes, y que ultimadamente, también me place colocarla en Internet. En alguna parte la debo de poner, ¿no?

Gracias por estar aquí.

No lo había agradecido desde hace tiempo.

No hay comentarios.: