martes, marzo 18, 2008

De ideas peligrosas...


He andado por un período errático que me ha impedido escribir aquí desde hace un ratillo, espero subsanar tal error. Así que…


Leí un libro que se llama ¿Cuál es tu peligrosa idea? o What is your dangerous Idea? editado por John Brockman, que tiene como subtitulo, “Lo que los pensadores de hoy piensan sobre lo impensable”

Es un libro bastante interesante, que contiene más de 80 ideas impensables.

¿Qué es lo impensable? O más bien, ¿qué es una idea impensable? Es una que a algún sector de la sociedad se le ocurre pero que no les gusta expresar mucho por aquello de que son peligrosas.

Peligrosas en el sentido de que son políticamente incorrectas en algunos casos. Peligrosas porque hacen pensar en cosas que no son del todo convenientes.


Ideas que son atractivas, por eso, porque son peligrosas...

Por decir, existen ideas que lastiman a la sociedad. No son populares. En ocasiones son contraintuitivas. Se les considera emocional, moral y socialmente peligrosas. Políticamente incorrectas, ya dije. Las ideas de Copérnico lastimaron a la mayoría de la sociedad existente en su tiempo. Las de Darwin. Las ideas de Einstein, por ejemplo la relatividad, cuando las derivaron a la sociedad, situación que se da eventualmente de muchas maneras, nos dio la relatividad social lo cual justificó, a su obscena y absurda manera, el fascismo, el genocidio, el totalitarismo, la bomba nuclear.

En resumen las ideas que son peligrosas lo son no por ser falsas, sino porque pueden ser verdaderas.

El problema de nuestros tiempos es que los intelectuales y pensadores ya no gozan de reflectores como en los 60’s. Era muy común que un intelectual saliera opinando en alguna revista de difusión normal tal como Life, Time, Selecciones y Contenido. Jean Paul Sartre, Margaret Mead. Ezra Pound. Vladimir Nabokov.

Ahora no salimos de las celebridades adolescentes banales y triviales que por cualquier aparición desastrosa en los medios acaparan la atención mundial. Eso es lo deprimente, que es mundial. Las critican por lo mismo y al mismo tiempo les dan esa publicidad que buscan. ¿Los culpables? Todos. Ellas, los medios y la misma gente.

Pero mientras tanto las ideas siguen llegando.

Steven Pinker dice (y que tiene un reciente excelente artículo sobre moralidad que sacó en el Magazine del New York Times):

“Cuando se hace bien, la ciencia (junto con otras instituciones buscadoras de la verdad, como la historia y el periodismo) caracteriza al mundo como es, sin importar que sentimientos lastima. La ciencia en particular ha sido siempre una fuente de herejías, y hoy los avances galopantes en áreas delicadas como genética y evolución, y las ciencias del medio ambiente están arrojando inquietantes posibilidades sobre nosotros…”.

Hay muchísimas ideas interesantes que llaman la atención. No las puedo transcribir todas, mejor cómprense el libro, pero que valga como que esto existe y que son puntos de vista demasiado valiosos como para dejarse ahí.

Y un muestrario de esos temas, de los cuales visitaré después son:

Grupos de personas pueden diferir genéticamente en sus talentos y temperamentos promedio.

La Base Genética de la Conducta Humana.

Marionetas con cuerdas genéticas.

La idea peligrosa de Francis Crack.

Estar solos en el universo.

Estamos enteramente solos.

La idea de que entendemos al Plutonio.

No es correcto ni bueno saberlo todo.

El Multiverso.

La ciencia debe destruir a la religión.

El Yo como concepto intelectual.

Esto es todo lo que hay.

La ciencia nunca silenciará a Dios.



Y un gran etcétera…

Espero, como ya mencioné, agregar algo de esto, a manera de comentarios a algunas de esas ideas que son sobre todo, estimulantes, heréticas y en muchos casos, desconcertantes…
















1 comentario:

Smartphone dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Smartphone, I hope you enjoy. The address is http://smartphone-brasil.blogspot.com. A hug.