jueves, enero 03, 2013

Nunca nos cansaremos de ellos...



¿Qué nunca nos vamos a cansar de los Beatles? ¿Qué siempre queremos más, más y más?

No, nunca, y aquí me incluyo. Creo que querremos tratar de vivir o revivir o tener la más leve chance de estar sabiendo lo que ocurrió en esa “época” y tratar de capturar aunque sea un poco la esencia de la atmósfera de estar en su tiempo, en su lugar, y tratar de recordar lo que no se puede recordar, pero algo se podrá asimilar a través de las memorias de otros y/o de sus fotografías de alguien más.

Y yo tengo el libro de Philip Norman, el de Shout! o como se llamó en español: ¡Gritad!, el de Tell me Why, sobre la letra y música de sus canciones, el de la misma Antología, escrita por ellos, y el de Mark Lewisohn, el de las Sesiones Completas de los Beatles. Quizá alguno más por ahí, y sí, definitivamente privilegio más el rollo sobre las imágenes.

Pero no obsta para que las aprecie.

Por otra parte un amigo o alguien me dijo en 1995 que el tema de las Antologías en CD, 1, 2 y 3, acerca de las grabaciones alternativas de lo que hicieron en el disco no era más que negocio.

Que tarde que temprano encontrarían otras grabaciones más y que de esa manera por decirlo de algún modo abusarían de los fans que no sabían/no saben/nni sabrán discernir lo que les estaban haciendo y comprarían más de lo mismo (aún y que George Harrison en ese entonces dijo que ya habían escarbado hasta llegar a lo más bajo del barril, queriendo decir que ya no habría más).

Porque, ¿cuántas versiones de  Strawberry Fields Forever puedes escuchar? (La versión que escuchamos todos o la que está en el disco correspondiente de Magical Mistery Tour es el producto de dos versiones, una lenta y otra rápida, como Lennon nunca se decidió por ninguna de ellas, le encargó a George Martin y a Geoff Emerick, su productor e ingeniero, a que lo arreglaran, a que acelerara una y atrasara la otra y listo. Nada fácil al parecer. Casi nadie se da cuenta de la manipulación. A menos que se los digas, claro. Información de esto, aquí. Y la canción, sólo para recordarla, está acá.)

En fin.

Lo anterior puede funcionar para varios tipos de fandom, lo que se ve aquí con los Beatlemaniáticos, que yo sepa, es que nadie se está quejando.

Ellos quieren más y más.

Algo así fue lo que hizo o hace Henry Grossman al respecto de las 6,000 fotografías que le tomó a los Beatles desde 1965 hasta 1968.

Ya para hacer no más largo el cuento, sacó un libro con pasta dura, con 1,000 de esas fotografías y que vale 495 dólares numerado a mano y  firmado, te cuesta 300 dólares más, a 795 dlls.

El libro se llama Places I Remember siguiendo la sabia costumbre de poner los títulos con algo, un título o una frase suelta, de las canciones, tal como en este caso, parte de la letra de My Life, la casa editora es Cavender Publishing  y su información comercial viene en este lugar.

La letra va así en esa parte:

There are places I remember
All my life though some have changed
Some forever, not for better
Some have gone and some remain

All these places have their moments
With lovers and friends I still can recall
Some are dead and some are living
In my life I've loved them all…

¿No es mucho tiempo 50 años para esperar hacer dinero de esto? Henry Grossman ya tiene 76 años. ¿La Beatlemanía ya habrá bajado? ¿Alguien la está midiendo? ¿Importa todo eso?

No tengo idea. El caso es que me esperaré a que salgan más fotos de esos libros de vez en vez.
Y sí, las apreciaré. Por supuesto.

Y seguirán apareciendo más y más fotos de ellos, algunas se volverán icónicas.

Y todas formarán más de esa esencia inalcanzable, la de mostrar su vida, su día, su memoria, y seguirán complaciéndonos, dándonos un poco de su magia, su energía, su vida.

Por siempre.
 







El libro de 528 páginas, y que pesa casi los 7 kilogramos lo puedes conseguir aquí, si gustas.

No hay comentarios.: