viernes, junio 28, 2013

El tiempo que se nos va (Tempus Fugit)...







Nuestro tiempo escasea cada vez más, nos damos cuenta cómo algunos dormimos menos y aparentemente hacemos mas cosas pero que finalmente sentimos que no, que no avanzamos mucho aún y cuando la gente de afuera nos dice que sí.

Por ejemplo ya quisiéramos más horas para leer los Grandes Libros que nos faltan. Es más, ya quisiera releer los Grandes Libros que me han fascinado de toda la vida. 

Volver a recorrer La Guerra y la Paz, Madame Bovary, Rayuela, acabar de una vez por todas Moby Dick, el Quijote (confieso que no lo he acabado), David Copperfield, El Conde de Montecristo. Confieso que no he leído Orgullo y Prejuicio ni Sentido y Sensibilidad. Que no he leído Anna Karenina o Jane Austen.

Espero tener ese tiempo pronto, reaprender a organizarme, hay tanto por volver a reflexionar, por volver a encontrarme con los viejos conocidos como La Maga, Emma, Pierre Bezukhov, y volver también a encontrarme con esos personajes como Ismael, como Alonso Quijano, como Edmundo Dantes, que me regañarán por no haberlos seguido leyendo. Espero que me entiendan. Pero sí, los leeré. Espérenme, amigos.

No, no es déficit de atención, es que hay tantas cosas pendientes...

Pero en fin, si no es trabajo lo que hacemos, ¿qué sería? y es que se llama así porque, como alguien dijo, cuesta trabajo hacerlo, ¿o no? 

(Un saludo a todos aquellos que sienten que su trabajo es de tanto placer y gusto, que ni se acuerdan que están trabajando.)

En fin, ya es viernes, día de vísperas de pausa. Se acaba junio prontamente, y ahora sí, es la cúspide del primer semestre del año. Feliz fin de semana, de mes, de semestre. 

Disfruten de un rico café, de un rico té, de un rico silencio, de un delicioso recuerdo, de un bello momento, de un venturoso instante, de una melancólica remembranza, de una dichosa posibilidad, de una maravillosa nueva oportunidad. 

Mientras tanto, hoy es presente, buen día...

No hay comentarios.: