miércoles, junio 26, 2013


"Gravitas" es un término en latín que tiene que ver con carácter, tiene que ver con fuerza, con seriedad y dignidad, tiene que ver con sustancia, con autoestima, con confianza, con valor y con fuerza. O sea tiene que ver con lo ideal que quisiéramos que nuestros hijos tengan, punto. Pero resulta que esto no se enseña o se pierde en alguna parte del camino. 

En las escuelas es donde creemos que esto se puede dar (y no, Gravitas no es una materia, sino es cuando se da la formación en sí, día tras día, semana tras semana, mes tras mes, año tras año), o está la corriente de pensamiento que dice que esto se debe hacer desde la casa misma (con el ejemplo, con la presión de los papás constante hacia haz la tarea, haz los ejercicios, participa más, etc.), o también incluso con los deportes, el tema de la competencia contra sus iguales también da su gran granito de arena en la construcción del carácter.

Lamentablemente resulta que en alguna parte del tiempo o de la vida se pierde esto y quizá sean pocos los afortunados que al llegar a los 18 o 20 o 30 años llegan con el tema de gravitas en su ser, en su esencia. Mucho de nuestro ambiente se va al tema de lo económico, a ganar más, o en el peor de los casos a consumir más o a gastar más, y eso deja sus cicatrices.

Aún así el tema del Gravitas ocurre cuando llega lo que muchos llamamos la madurez o el concepto de reflexión interior que es la que va formando el tema del buen juicio, que da forma al criterio, que da la forma al cotidiano sentido común.

Y aún así en algún lugar, insisto, se pierde el carácter y el tema de la trampa, de la chapuza, del abuso, del exceso, del atajo, del placer, del hedonismo, del pisar a los demás o a quién se deje, del "de aquí soy" y del "no les pido que me den, sino que me pongan donde haya" que fácilmente ocurren como sirenas que tientan a cualquiera.

Así las cosas, la pregunta que me ocupa es, ¿dónde están los nuevos líderes? ¿dónde están los nuevos guías? ¿Los nuevos pensadores? ¿Dónde están los puntos de referencia con su Gravitas natural? ¿Hacia donde volteamos a ver? No, no puedes decirme que para eso son los conductores de noticias que bien que mal, son parte de consorcios de comunicaciones. Ok, no todos están entregados a sus jefes, lo acepto.

No, no propongo que haya cursos express de Gravitas para los no iniciados, pero veo tanta falta de ella en este país nuestro, entre nuestros gobernantes (¿¿cómo llegaron a serlo??) y nuestros así llamados líderes, que en eso sí soy pesimista, pero en fin, seguiremos luchando desde nuestras trincheras ayudando a nuestros hijos, a nuestros alumnos, y finalmente a quien se nos acerque, a que se forme ese sentido de carácter que es Gravitas.

Sino lo hacemos así, ahora, a este país se lo va a llevar... el carajo.

Y no sé ustedes, pero yo pienso hacer lo posible por dejar un país mejor que el que me encontré hace un tiempito. Que cada quien haga su parte, ya.

Feliz café, delicioso Té, que pasen un día maravilloso, un día de portentos, un día de milagros... 

No hay comentarios.: