miércoles, julio 17, 2013

Con los ex-vitros



Así de rápido: Tuve una reunión con ex-a-Vitros. La maravilla de saludarlos, de convivir, de ver que están bien, de oírlos, de recordar detalles de cada piso, de cada departamento, de cada cubículo. 

Fue como si todos se hicieran presente de cierta manera. Como si todavía estuviéramos reunidos y hoy lunes nos viéramos las caras en el día con día en los niveles 10 y 11 del ahora ya semiusadón edificio del Corporativo de Roble, que siempre se me hizo fabuloso (les conté que lo inauguramos, yo fui parte del primer grupo que veníamos de Vitro Magallanes, el 1 de Agosto de 1988?, recuerdo ese día) (¿También les conté que teníamos meseros? sí, los teníamos, ¡y éramos empleados!)

A lo que voy es que estuve entre personas que estuvieron desde los años 70s y 80s metidos entre computadoras, que hablaban de máquinas majestuosas que tenían sólo 16 kilobytes de memoria, que alambraban los registros para sacar las nóminas, que todavía le dicen a la tecla de "enter", "send", porque eso decía la etiquetita de la tecla de transmitir esas bultosas terminales, que se habló de las tarjetas perforadas, que se habló de lo idílicos que fueron aquellos años, que se habló de la validez o importancia de tal o cual lenguaje, (COBOL de mis amores, FORTRAN de mis desdichas), que se habló de que le decíamos "micros" a las PC´s, que 256 Kb de memoria en una PC valían una fortuna, que se habló de leyendas urbanas que sucedían alrededor de viejas consolas de la vieja Control Data 170, que se habló de personas que ya no están con nosotros y que las recordamos con cariño y con tristeza, y nos volvimos a reír de las tonterías, de los eventos, de las anécdotas y que sólo estuvimos tres horas ahí reunidos y que el tiempo se nos hizo agua y que faltan muchas, muchas historias legendarias de aquél Centro de Informática de Vitro del que con orgullo digo, en sus placeres, gozos y dolores, me tocó ser parte de 1986 a 1990.

Tanto que falta que se registren anécdotas, prácticas, sí, sí tienen relevancia, claro que sí... hay un valor histórico en todo esto... y sentimental y emocional: por todo vale la pena el recordar, el registrar, el revivir... así que... seguiremos informando, buen día a todos y gracias por su paciencia...

No hay comentarios.: