miércoles, julio 17, 2013

Conferencia de Luis Buñuel y su presencia en México




(Esta fue escrita el viernes pasado, así que... tomen sus precauciones)


Hola! Hoy voy a dar una conferencia sobre Luis Buñuel, y sí, es difícil escribir de otra cosa cuando estás preparando una conferencia, cuando estás recabando información, cuando estás viendo qué va o qué no va, y tratas de separar lo que es incumbente, de lo que no lo es.


Es complicado porque no sabes quién va a ir, si estudiosos o no estudiosos o si sólo curiosos o si solo gente a quien le gusta el cine o gente que sólo busca refugio en el aire acondicionado

Pero es parte del show, resulta que me encargaron hacer una conferencia y de ahí salió una minitormenta de ideas: que primero ésta fuera de cine, y de cine mexicano, algo así, y propuse esto, del cine mexicano de Luis Buñuel.

¿Porqué Luis Buñuel?, no sé, de normal me identifico con el cine, me identifico con los creadores, los celebro, me identifico con los originales, los trato de entender, con los innovadores, los trato de analizar, me identifico con los que no se rajan.

Y el señor Buñuel fue todo aquello y nunca se rajó.

Su libro de Mi Último Suspiro tiene sus reflexionar que me hacen pensar y meditar. Lo escribió él, o más bien lo que él le dictó a Jean-Claude Carriere, su argumentista, él era el de las ideas, y el que las transcribía era Carriere, todos los argumentos de sus últimas 26 películas de su etapa mexicana y francesa posterior, las escribió en un balneario de aguas termales de San José Purúa, en el estado de Michoacán, que, creo, ya no funciona.

Se dice que hablar acerca de música es como bailar acerca de arquitectura, pero hablar de cine, ¿será similar? Porque nada supera el ver una película. Y no basta con contarlas, es necesario verlas, finalmente tienes que verlas. Y películas hay para todos los gustos, y las películas mexicanas de Buñuel se separan de todas las películas mexicanas. Cuando se habla de lo mejor del cine mexicano de todos los tiempos, resígnate, es Los Olvidados y las demás.

Y es tan diferente, tanto, que cuando estaba en casa de mi abuelita Evita, en una visita, ya estaba en carrera, allá por 1982, me quedé viendo una de tantas películas mexicanas que daban en la barra de tv de las tardes en el extinto y llorado Canal 3.

Ahí estaba una escena particular con una rumbera que está en un escenario, y empieza a bailar tal y, como lo hacen las rumberas rutinariamente, pero ella hace algo curioso: se sale del escenario, se baja por una escalera lateral, y va mesa por mesa saludando a todos rodeando el lugar… y la cámara nunca corta, nunca cesa de seguirla. Un detallito quizá intrascendente, pero que en el cine mexicano jamás se ve. Menos en películas de industria, de los años 40.

Y la cámara no corta y no corta y saluda y ríe y la mujer termina llegando al escenario por el otro lado y sigue bailando. La cámara nunca la dejó. Totalmente inusual.

Con el tiempo supe que la película era Gran Casino, con Libertad Lamarque y Jorge Negrete y que la había dirigido Luis Buñuel en 1946.

No sé si la frase va: ¿Al tigre se le conoce por sus rayas? ¿O era al león el que se le conoce por su rugido o por la melena? Pero yo vi las rayas, o escuché al rugido o vi la melena: esa cámara, no fue normal, oh no. (Una película así de inusual, de los mismos años, fue Pueblerina, de Emilio Fernández, con cada escena maravillosa, pero no era de industria, tenía mayores aspiraciones).

Por cierto Luis Buñuel cumple el 29 de Julio, 30 años de haberse ido. Sirva la conferencia como homenaje a un gran hombre, a una gran voz en lucha contra lo que aplaste sus principios, censura, fascismo, lo que sea, a un artista de la luz, de la cámara, a un verdadero Gran Maestro…

Más que una conferencia, hay que conocer su cine, sus imágenes, su persona, sus ideas. Luis Buñuel, explorador del alma humana y sus deseos oscuros, los contrastes que son parte de todos.

Así las cosas (me gusta dar conferencias, me agrada), ya les contaré cómo me fue…

Un cafecito rico, un té helado cuando deba ser, una Pepsi light fulgurante y de repente por ahí una Coca Light que se asome tímidamente.


Pasen lindo día…

No hay comentarios.: