miércoles, julio 31, 2013

La Inmemoria de los Nombres



Esto es artículo largo.  Advertidos están.

Hoy me visto de ingenuo.

Y de idealista.

Cambia de nombre el estadio de los Vaqueros, ahora se llama el "AT&T Stadium" La gente sonríe. La de la foto al menos.

"El propietario de los Vaqueros de Dallas, Jerry Jones, informó este jueves en un comunicado que el equipo llegó a un acuerdo multimillonario con la firma telefónica AT&T para ceder los derechos del nombre del estadio." 

Así decía la nota. 

Déjenme les digo que no soy tan idealista en el tema de este mundo que nos rodea. 

Como dice Liza con Z en Money: "Money makes the world go round". 

Como dicen los Beatles en Money: "The best things in life are free / But you can keep them for the birds and bees / Now give me money / That's what I want / That's what I want, yeah / That's what I want". 

O como dice Pink Floyd en Money: "Money, it's a crime / Share it fairly / But don't take a slice of my pie".

Hace mucho, en el concierto de Santana en Monterrey, en 1995 o 1996 en el Auditorio Fundidora, luego Cocacola, dijo el bueno de Carlos que él soñaba un mundo "sin fronteras, sin carteras, sin banderas". No recuerdo el costo relativo de la entrada al concierto, sólo recuerdo que fue antes de sus éxitos de Supernatural, el de los 8 Grammys, así que pudo estar un precio razonable, pero no era gratis, ¿ok?

Pero la intención es lo que cuenta.

Los estadios siguen cambiando de nombre. Detroit, la gran ciudad, está en bancarrota. Municipios de este país también. Este espacio no es político pero, uf, como quisiera decir cosas por ahí, pero, no, aguantaré la tentación.

El punto es que los estadios venden su nombre al mejor postor. Venden sus memorias. Venden su pasado. Venden su historia.

¿Idealista? Insisto, no soy idealista.

Ya he escrito en mis blogs temas que cuestionan a Walmart y sus agresivas políticas de manejar hasta la inflación de una región y hasta de un país; de Starbucks y sus tácticas para tronar cafés particulares; de Facebook y que desea destruir la web; de Amazon y de IMDB, que desean matar la curiosidad humana angostando los gustos del usuario, y hasta de Google, que bien puede dominarnos cuando decida sesgar la tan vital información que nos da cada día mil veces por una que le paguen y censurar lo que le pidan censurar. 

Y sigo consumiendo sus productos. Sé que los autos matan personas, y me sigo subiendo a ellos. Son riesgos calculados.

Heinz, Gillete, Qualcomm, Levi's proximamente, Ford, Mercedes Benz, EveBank, FirstEnergy, Bank Of America, MetLife, Fedex, "Stadiums" todos. 

Me suena detestable, pero no soy ingenuo, le voy a los Steelers y son un producto finalmente... 

(Desde hace años ya están en México los torneos denominados comercialmente también y en alguna novela leí que las compañías iban a comprar los derechos de nombrar los años mismos. Ya nada más espero los primeros niños patrocinados, pero bueno.)

¿Es el dinero? Sí, ¿es el tanto dinero? Si al menos lo ecualizaran..., lo distribuyeran... lo microcreditizaran, lo reciclaran en becas, lo reciclaran siendo mecenas para escritores (se me ocurrió eso de repente no sé porqué), pero no, ¿verdad?

Ya sueno como Juan Luis Guerra o Cafe Tacuba en su versión cantando "Ojalá llueva café en el campo". 

¿Idealista? Bueno, no tan idealista.

Mientras son peras o manzanas, sólo espero que un día el comercio derive en un acto más parejo de distribuir su riqueza, que beneficie de las mil maneras que pudiera a la sociedad de la que vive. Creo que sí sucederá así.

¿Idealista? Sí, sí lo soy. Y qué.

Tomemos el viernes con idealismo, tomemos el café deli aún con el calorón, el té helado deli igual, y los refrescos de cola dietéticos igual, con deli y pensando... al menos no estamos dormidos, ¿ok?

Ni lo estaremos. Nunca me cansaré de resistir y sé que uds tampoco, nunca nos cansaremos.

Buen día.


(Y apoya a tu escritor local!!)


El extinto estadio de los Cowboys, ahora se llama el AT&T Stadium

No hay comentarios.: