viernes, julio 05, 2013

Que 19 años no es nada...




¿Se acuerdan cuando México perdió por penales contra Bulgaria en los cuartos de final del Mundial USA 1994? Fueron 4-1 en contra.

Eso fue hace exactamente 19 años, Hristo Stoichkov empató en el tiempo regular y se fueron a penales, y ahí México cayó estrepitosamente. Fue la vez que Miguel Mejía Barón no quiso meter a Hugo Sanchez en el partido. Creo. 

Histórico.

En realidad todo eso me tuvo sin cuidado.

Ese día nació mi hijo. 

Fue divertido ver a los doctores que adelantaron el parto a las 11 am, porque a las 13 horas sería el partido, México a punto de entrar en semifinales. 

El niño nació y hablé a la oficina a las 12 30 para avisarles porque después, suponía, que probablemente el equipo mexicano perdería contra Bulgaria y no quise que anduvieran de mal humor cuando les dijera del nacimiento del niño.

He sido testigo de Luis ascendiendo en la búsqueda de su lugar en el universo, si ustedes creen que yo hablo demasiado, deberían de estar con él una hora. Es acelerado, pero reflexivo. Es intenso también, y fiel a su edad, a veces parece tener atole en las venas (rasgo probablemente hereditario del papá).

No me gustaría equivocarme pero espero que sí haga grandes cosas. Tiene mucho por delante. Pero estoy convencido de lo que haga, lo que sea, serán eso, grandes cosas, sean lo que sean.

Su mundo es muy diferente al mío. Tiene estímulos por todas partes y todos le piden/ruegan/suplican/exigen su atención, lo único que sé es que lo educaré (sí, lo sigo educando) con la idea de que trate de dominar a su peor enemigo, él mismo. 

Y sé que lo logrará. Y cuando lo haga, será un hombre con sentido común y seguirá adelante por rumbos desconocidos.

Y yo a la distancia lo veré, irá distraido y mirará hacia atrás y me dirá "bye" con la mano con un movimiento casi con desgano.

Y será suficiente para mí. Tendrá que serlo. Y estaré satisfecho. 

Y eso será también suficiente para mí.

Café, té, pepsi light, coca de dieta, lo que sea, yo invito. Estoy contento. Pasen un rico día.


1 comentario:

Angélica Harrell dijo...

Maravilloso, aahhh los hijos.... nada más estimado que ellos. Lo describes todo de una manera que, nos haces estar ahí y mirar lo que tú ves. Casi pude v jajajaja. Recuerdo el año pasado, cuando estabamos en La Feria del Libro que llegó él con aquella avispada mirada a buscarte y que se interesó en el tema de la fotografía, que era lo que yo estaba haciendo en ese momento, me encantó de él que es un chico súper atento, muy inteligente, curioso por demás y sobre todo, me puso atención a lo poquito que le enseñé sobre fotografía en ese momento, después, le solté mi cámara y le dije, "ahora ve y expréste!" Y pude verlo capturar momentos, instantes iclusive, dejame te cuento algo, de entre las fotos que él tomó ese día, increiblemente en una de ellas, salió como foco central y de entre toda la multitud, un familiar mío que yo nunca vi en ese día!!! jajaja ¿qué conicnidencias verdad?

Maravilloso, repito. Gracias, insisto, por compartir estos grandiosos momentos. Buen y hermoso día tengas y que todos los deseos de tu corazón para con tu Luis, se vean concedidos. ¡Brindo por ello! ah y por cierto, con una infusión de Jazmín con miel y limón, todo heladito por favor, jajajaja Un abrazo fuerte a Luis hijo y que siga adelante con esas ganas de vivir y otro para ti amigo, por que tú también cumples años hoy pero de papá!! FELICIDADES A LOS DOS!!