sábado, agosto 31, 2013

Del Primer día de clases

RYF 19.08.13 Del Primer día de clases
Es fácil recordar tu primer día de clases de muchos de los años escolares en los que estuviste, por decir en el de preprimaria o kinder o preescolar como le llamaron entonces o como le llamen ahora.

Los seis años de primaria que en algún momento podrás recordar por algún detalle, los tres de secundaria, los dos o tres años de preparatoria, los cuatro o cinco de universidad o los que hayan sido.

No hay mucho de particular, sólo esa sensación de resignación que nos pesaba como cadenas de que las clases habían llegado y empezaba el mundo de tareas y la cierta ansiedad de ver en qué salón quedaste y con quién, y el asunto de cargar los libros (el de biología de primer año de prepa fue el record de todos, inmensamente pesado) y el otro eterno tema de los maestros perros o barcos que te hayan tocado.

Suerte o fortuna o desgracia se veía desde el primer día de clase, por que las cosas insistían en cambiar rápido. Ya cuando eras veterano de tercer año de primaria algo sucedía y de pronto eras un novatón de cuarto. Igual en secundaria, igual en preparatoria y en carrera bueno, ya no había problema, todo estaba asimilado.

Pero volviendo al tema de esa ya lejana primaria: los detalles del olor de salón de clases recién pintado, el de goma de borrador, el de lápices, el de las hojas de los nuevos libros y su tinta, el de las libretas, esa es nostalgia de la buena.

El ver las caras familiares, los maestros nuevos, insisto, era algo especial, único.

Recuerdo el primer día que usé pluma en clase, fue aterrador pensar que me podría equivocar y que la tinta no se podría borrar. Y tachar no era opción entonces. 

Tampoco ahora, pero lo sigo haciendo.

Recuerdo mi primer día de clases de primero de secundaria en el Regio. El profesor Solís dándonos la bienvenida uno por uno, al entrar al salón de clases, saludándonos de mano. El primer día de Segundo de Secundaria, Richard y yo conociendo al maestro Sixto recién llegado al Regio y quién sólo nos duró un semestre, ni foto llegó a tener en el anuario correspondiente. El maestro substituto, más bien la maestra Hilda, sí tuvo foto correspondiente.

Recuerdo también que entrábamos a clases en Septiembre. El 2 o 3, y que las primeras tareas incluían imágenes del informe de gobierno que era el día primero. 

Además que Geografía es Destino, dicen, eso sucede de manera impactante también cuando te tocaban nuevos compañeros a un lado en tu pupitre o silla o mesabanco, y que por circunstancias de que te sentaste en cierto lugar y no en otro tu vida pudo cambiar de rumbo. 

Las afinidades salían, o las enemistades, de inmediato. Amistades que hoy ya algunas son de casi 40 años. Sí, eso cambia la vida de la gente.

Amigos que luego te conducen a otros caminos insospechados.

Tantos recuerdos, tiempos más sencillos, épocas más manejables. Aunque en ese tiempo no lo supimos.

Eso sucedía cada año, en el primer día de clases.

En fin, nostalgias enlatadas en fugas de pensamientos. Pasen un excelente día con el tráfico como esté, un café un té un capuccino una coca cola light una pepsi light mucha paciencia mucha luz el día de hoy.

Y... apoya a un escritor local, que ahí viene la Feria del Libro 2013.

y... también lindo día, todo el día.

No hay comentarios.: