miércoles, noviembre 06, 2013

De disrupciones y de Apple IIe y de más comparaciones de ayer y hoy :D




Hoy, ayer, fue la primera sesión del 4to curso de LinkedIn, Las Redes y Networking, y en una de esas me puse a reflexionar sobre el como las cosas han ido cambiando.

Y sí, ya sé, uno de los viejos temas desde hace 15 años es ese "¡cómo han cambiado las cosas, qué barbaridad! y de ahí al "¿te acuerdas de esos StarTacs Motorola que eran con pantallita de números y...?", y que eso se debe a la disrupción de ciertas innovaciones.

(¿"Disrupción"? Ups, de eso hablaremos luego, ¿ok?)

Todo ha sido vertiginoso.

Comentaba que en 1981, la Apple IIe, con 64k se vendía por 1,975 dolares (http://oldcomputers.net/appleii.html) , que a precios de hoy, calculo que según la inflación gringa andaría por 5,600 dólares. Eso es lo que valdría una Apple en su momento. Casi un carro compacto pequeño. No hay que perder esa perspectiva.

Con los años, 1995-2000, los precios se aplanaron y las aplicaciones crecieron en demanda y hoy por hoy una máquina estándar no puede funcionar optimamente si no tiene 4Gb de memoria. 

La Apple IIe tenía 64Kb y se expandía a 128KB, 64 kb es la 16ava parte de un Mb, 16,000ava parte de un Gb, 64,000ava parte de la máquina que hoy sería la estandar de 4Gb que mencioné.

Sí, leyeron bien. Se necesitan 64,000 Apple IIe, en cuanto a memoria, para dar el equivalente de una Lap cualquiera de hoy. Luego me voy por el tema del procesador 6502 y su velocidad de ¿qué era? ¿1 Mhz?

64,000 por 5,600 dlls son, 358 millones de dolares de hoy. ¿Quién gasta eso?

Eso costarían esas Apple IIe para sumar la memoria de una lap de 800 dólares.

¿A donde quiero llegar con todo esto?

A que esto fue a 30 años de distancia hacia atrás, ¿en donde estaremos a 30 años de distancia, hacia delante...?

Hay dos vertientes, entre muchas, pero solo me sé esas dos. 

Una el Internet de las Cosas, o Internet de Todo, y el otro, la Singularidad Tecnológica de la inteligencia.

Una es que las cosas tendrán su parte en un conglomerado de aparatos que responderán a directrices definidas, que manejaran temperaturas, contenidos, pesos, tiempos, ritmos, todo lo que sea contable o medible, que se pueda definir en un patrón o ritmo distinguible y que de los cambios que se puedan dar de contexto y circunstancia, con mecanismos precisos de control por medio de inteligencia artificial, podrían responder con acciones puestas a dirigir o coordinar o prever o procurar su entorno sin intervención humana. (El refri podrá decir con un correo electrónico al amo de casa: "¡Hey, inepto, compra huevos, ya se están acabando!!)

O sea, mil campos de acción para aprendizaje, meditación o reflexión sobre lo que podrá cambiar las cosas a como interactuamos con el mundo.

La otra es la eventualidad de la Singularidad Tecnológica de la inteligencia no humana, que es cuando esos procesadores tomen un paso más allá hacia el concepto de consciencia, equivalente a todos juntos el verse en un espejo y mirarse y medirse e imaginar un futuro de posibilidades en las que el ser humano, sea quien sea este en particular, sepa o esté de acuerdo o no, con las acciones que venga a ser o a darse o a existir, así llegando a la conclusión de que pueda que este hombrecito ya sea superfluo u opcional. 

Dicho en buen español, ser humano, gracias por participar.

Así este tema tan agradable del futuro que puede o no pueda llegar, he dicho que mientras son peras o manzanas, el ser humano puede venir a ver su refrigerador y con tan solo ver si hay huevos, decidir o no comprarlos antes que su refri equipado con Internet, le tenga que decir, así demostrandole quien es el rey de la creación. 

O en un exceso de prudencia, desconectarlo si le sale respondón.

Tómense sus bebidas que los hagan sentirse confortables, diviértanse, excedanse, pero no digan que yo les di permiso, o que yo se los recomendé.

Pasen lindo día que apenas estamos en Noviembre 6 de 2013 y falta mucho para el Noviembre 6 de 2043.

Ya platicaremos de esto cuando suceda, porque créanlo, planeo estar por esas fechas por aquí.

No hay comentarios.: