jueves, diciembre 26, 2013

El fin de la Realidad

Así las cosas, la REPETICION-REPLAY está en nuestra psique como esa posibilidad de ver la realidad cambiada. Ojalá no anote esta vez. ¡Y zaz!, anota.

La televisión la convirtieron como la ventana de la realidad, una que no sabíamos que podía alterarse. Realidad que se altera de constante.

Y no se puede evitar, lo único que se puede hacer es seguir averiguando más y más y más. Por muchos medios, periódicos, libros, artículos, notas: A un Reality Show un Reality Check.

Imaginémonos en los 60s como era la televisión, en los 70's, su poder inmenso. 

Recuerdo como Televisa impuso el día del Compadre así de sencillo, y por el otro extremo cómo silenció a los demás candidatos presidenciales en tantas elecciones.

Todo era estático, todos escuchaban el noticiero de Jacobo, a Lolita, a Juan Ruiz Healy. No había voces disonantes, todos conformes con ciertas noticias a la misma hora, no había posibilidades de otras versiones, otras opciones.

Luego la apertura mundial de las comunicaciones, la videocassetera, la televisión vía satélite, la televisión por cable, la red mundial de computadoras.



Hay cosas inevitables, todos ya usan su tiempo a como quieran para ver la televisión a la hora que quieran la cantidad que quieran, como la quieran.

Ya no hay una sola voz que ordena LO QUE SUCEDIÓ, de ordenar, de mostrar solo las voces convenientes, de ponerla en el orden, como ya dije: con ve nien te.

Acallando quien no conviene, disminuyendo su importancia, bajando el volumen, alejando la cámara.

Ese es el poder. No era, es todavía.

Ahora no, no estamos mejor. Estamos tan fraccionados en cuestión de atención, que nos fuimos para el otro lado. ¿Quién dice la verdad ahora? ¿Cómo estar seguros de ello?

¿En quién confiar?

En fin. Antes  nos repetían la realidad (REPETICION-REPLAY) y lo avisaban, hoy ya no.

Esto por donde lees estas discurrencias, solo es otra pantalla. Y te muestro mi realidad. Al menos la que yo creo.

Y ya muchos cuentan la suya. Ahora el problema es el tiempo para escuchar las realidades de los demás, y el tiempo para asimilarlas y entender la realidad colectiva de nuestros tiempos.

Hay tantos matices en esto que se antoja hacer un ensayo largo.

Pero será en otro lugar, en otra ocasión.

Que tengas una linda realidad el día de hoy y los demás.

Hoy es martes y la Navidad se acerca. Cuidado con los renos.

Los cuido. A lo que puedo, ok, ¡no abusen!

Reality Check, siempre.

No hay comentarios.: