jueves, diciembre 26, 2013

"El futuro llega lento, lento pero llega"

"El futuro llega lento, lento pero llega", es una frase que leí hace muchos años en un libro de Luis Spota, no recuerdo cual, porque escribió una pentalogía del Poder en la que describía lo que es la vida de un hipotético país latinoamericano, desde el punto de vista totalmente político.

Así pues, me encontré de repente entre mis libros el de El Shock del Futuro de Alvin Toffler, de allá por 1973, aunque el libro es de 1970, de Plaza & Janes y que por cierto en este instante acabo de ver en la página uno y que es ni más ni menos de la hermana de un amigo. Espero que ni amigo ni su hermana lean este espacio.

El libro era una advertencia clara de lo que se venía, el demasiado cambio, demasiado rápido.

En aquellos años, a mi generación se le bombardeaba constantemente con el miedo del año 2000, como si para ese año había una barrera que algo ocurriría cuando pasáramos. No era cualquier cosa, era una pared, una puerta sicológica.

Pero no nos preocupabamos mucho, corrían finales de los 70's, principios de los 80's, y cuando llegáramos al año 2000, pues, seríamos de 38 años, demasiado viejos para ya ocuparnos de ello.

Abundaban los programas de ciencia ficción que ponían el futuro en 1980, OVNI. La novela de George Orwell, 1984. En 1994, una revista de ciencia ficción llamada así. Space:1999. 2001, Odisea del Espacio. Y un gran etcétera.

Ah, ya recordé, en mi infancia había una barra de caricaturas del canal 5 llamada: "Aventuras en el año 5000". Se volaron la barda con esa.

Así pues, el futuro lo fuimos pasando lentamente. Parte del crecimiento, parte de la madurez.

Y todo fue tranquilo y las computadoras llegaron a nuestras manos en 1980.

Y todo iba bien y nos empezamos a comunicar por internet en 1994.

Y todo iba bien hasta que llego el año 2000, y la barrera pasó y nos encontramos con que la vida seguía y en las tienditas todavía se vendía Gansito Marinela.

Ya es 2013, el demasiado cambio demasiado aprisa sigue.

En 2007 nadie se imaginaba que íbamos a estar pegados aquí, en las "redes sociales".

Ya no hay barreras psicológicas de años: ¿2020? No. ¿2050? Tampoco. ¿2100? Para nada. ¿Año 3000? No creo.

Ser profeta del futuro como Alvin Toffler, como John Naisbitt, como Francis Fukuyama, es cada vez más complicado. Como dicen no hay nada más complicado de profetizar, sobre todo si nos referimos al futuro.

O como afirmaba el muy extrañado Arthur C. Clarke, el futuro ya no es como antes.


Predigo que si sigo escribiendo esto, llegaré tarde a mi trabajo.

Eso sí, esa hora de entrada llega demasiado rápido.

Feliz jueves, en esta burbuja de tiempo cálido.

Todas las bebidas, ya saben, easy con esas.

Y ya es diciembre 5. Oh sí, 2013, año en el futuro, no te acabes.


No hay comentarios.: