jueves, diciembre 12, 2013

El polvo que cae, despacio, muy despacio, quizá no sea polvo del todo



Hace muchos años yo compraba una revista mensual llamada Discover. Muchos muchos años, allá en los 80. Fabulosa revista por entonces, ahora ya no la compro, pero veo su website y se me hace fabuloso.

Tenía, tiene, que ver con ciencia, tecnología, tendencias, mil cosas, el futuro, temas así.

El detalle es que había una, o hay una, sección llamada Signos Vitales, creo que el escritor o escritora se llamaba Perry Klass, médico/a internista en la que contaba de casos raros con los que se encontraba en su coticianeidad y que valía la pena publicarlos para que la comunidad de nosotros lectores nos enterarámos.

No recuerdo muchos casos, conservo varias revistas, uno de ellos era el Monstruo en el Vientre, acerca de una mujer que tenía tremendo dolor de origen desconocido. Otro más era de un dentista que murió y que no supieron porqué, hasta que se enteraron que inhaló mercurio que se le coaguló en los alvéolos pulmonares, etc.

El Doctor House de pequeño ha de haber leído esa sección y se puso a la idea de ser médico descubridor de cosas raras.

El porqué cuento esto es porque en una sección del techo de mi casa, encontré que la cosa esa del tirol está como ser vivo, soltando pequeñas burbujas de polvito. Como si la superficie de yeso está granulándose y pues, cayendo fina, muy finamente.

El detalle es que el techo es blanco y algo de ese polvo, al ser examinado con atención, tiene color verdosín, y con una lamparita muy útil se ve cristalino, que parece que es la propiedad.

Bien, ese colo verdosín, es probablemente moho.

Entonces, según esto, moho, son hongos, son esporas y sepa la m... sepa... que es lo que cae como minúsculas esporas.

Si pasa algo, le podrían indicar al próximo aprendiz del Doctor House que Luis mencionó cierta esporita que caía cada tanto como burbujitas de polvo que caen lentamente a la altura de mi no privilegiada nariz y las inhalo, repito, lentamente, muy lentamente.

O tal vez no pase nada, porqué ya limpié la mayoría.

Mañana hablo de como la TV nos envuelve y nos hace pensar... de más.

Tengan buen día y cuidado con las esporas.

Todos los niños, todas las vacunas. Los quiero, todas y todos, sin discriminación.

Ando querendón.

Es diciembre. Esto no se repite muy a menudo. ¿Ok?

No hay comentarios.: