jueves, diciembre 26, 2013

Hoy es 11-12-13 (recordando a la biblioteca Benjamin Franklin...)


 Ayer tuvimos una lectura entre amigos en el Instituto Mexicano-Norteamericano de Relaciones Culturales, en la Biblioteca Benjamín Franklin.

Ahí mencioné que, ese lugar me era maravilloso por dos razones. Una, que encontré entre sus paredes, una fenomenal fuente de libros, periódico, revistas a la que jamás había tenido acceso.

Bueno, déjenme les digo que cuatro bibliotecas me han marcado, bueno, seis.

1.- 1974, la de la biblioteca del Regio, que me maravilló en primero de secundaria, ahí conocí los libros de Time-Life (¡Qué maravilla!), los de Tintin, los de Asterix, los de la Historia de la Segunda Guerra Mundial, decenas más.

2.- 1976, la del papá de mi amigo Jaime con tanta novela genial de Agatha Christie, Robert Ludlum, Irving Wallace, Isaac Asimov (siempre actual).

3.- 1976, la de la Benjamín Franklin, deliciosa, libros de crítica de cine (¿había gente que analizaba el cine?), Arthur C Clarke (2001: Una Odisea Espacial), el New York Times (impresionante, desde entonces), revistas y más revistas (¡cómo las cuidaban!). El señor chaparrito que nos atendía, un verdadero dechado de paciencia, el señor Hernández me dijeron que se llamaba.

4.- 1980, la de la Universidad de Monterrey en su versión de cuando estaba en el CUM por Gonzalitos, grandiosa, los libros de cine mexicano de Emilio García Riera (que ejemplo de prolijidad, corrección, precisión), revistas, cientos de sorpresas. Horas y horas leyendo.

5.- 1981, la de mi amigo Rubén, impresionante, gigante, envidiable, libros de Isaac Asimov, novelas, novelas, más novelas: Cristo se detuvo en Eboli, ciencia ficción al por mayor, más libros de todos lados de excelente calidad. El Señor de los Anillos, cuando sólo era conocida por un puñado.

6.- 2008, la del ITESM HIDALGO en su versión Pachuca, qué generosidad de personas, todo lo que no me prestaron y eso que exactamente no era yo candidato a ser eso: prestatario de sus servicios, más que parcialmente (libros y libros actualizadísimos de ensayos sobre tendencias, tecnología, administración). Se los agradezco tanto, su apertura.

En fin, estar ayer en la Biblioteca Benjamín Franklin, fue un recorrer por donde anduve, anduvimos, en la secundaria, en la prepa. Eso fue por los años de 1976, 1977, y después, un largo salto para una única y breve visita hasta 1988 y de ahí, al día de ayer en 2013.

¿Porqué dejé de ir? No sé, la verdad, como tantas cosas, lo olvidas, no aciertas a responder, quizá no tuve tiempo, quizá mi área de atención se derivó hacia otros lados. Ya no pasaba por ahí, el consabido "ya no tengo tiempo".

Pero lo que nunca olvidaré fue lo que sucedió en ese lugar, mi encuentro en el cual me enamoré de sus libros, me quedé prendado de esos mundos de los que hay tantos dentro de sus páginas.

El día de ayer caminé por los pasillos del IMNRC y recordé tantas y tantas cosas, rostros, momentos, aprendizajes...

Pásenla bien, hay días que son únicos, de hecho, hay días que son más únicos qué otros, ese día puede ser hoy. (O será hoy)

Que el pasado nos sirva como lección y que el presente sea mejor, pero no más que tu futuro y el mío y el de todos...

Lindo miércoles 11 del mes 12, del año 13.

No hay comentarios.: