viernes, enero 10, 2014

En busca de la fuente de la eterna credibilidad




El tema de donde obtenemos las noticias con las cuales decidimos a nuestro alrededor.

Es complicado en estos tiempos donde hay miles de fuentes de noticias, novedades, notas, informes, reportes, informaciones, boletines, exabruptos, conferencias y demás emisores de, repito, noticias a nuestro alrededor.

Antes el tema era uno a muchos, luego algunos a muchos y ahora es muchos a muchos.

(A mi en lo particular me hizo mucha gracia ayer cuando me enteré de una nota de "novedad" que un meteorólogo publicó en su twitter, otro emisor de noticias "particularizado"o "molecularizado" o "pulverizado" a tomar en cuenta, miles a miles, muchos a muchos, que el tipo, en su afán de mostrar a su público la sorprendente baja temperatura a la que estaba, hirvió agua y ya con el agua hervida, grabando, la sacó al frío de -30 grados que hacía afuera de su casa y la vertió al aire y el agua se convirtió en nieve de una manera especial, un cambio de 100 grados a -30 en segundos. Bueno, eso no es mucha novedad, la novedad fueron las  40 personas que al  leer la nota en Twitter ¡y lo repitieron en sus casas! Resultado, lo hicieron sin precaución alguna, probablemente en contra del viento y así fueron a parar al hospital por quemaduras de agua hirviendo en rostro, cabello,  en temperaturas realmente congelantes.








La nota científica curiosa llegó sin filtro a la gente y así sin filtro se interpretó. Los filtros a veces no son tan malos. (Faltó acaso el "¡No hagan esto en casa, amiguitos!")

La noticia ocurre y al segundo nos enteramos, una buena cantidad del mundo se enteró de la muerte de Michael Jackson en minutos, no en horas como era antes, o en días

Ahora, esto de las notas que se extienden por toda la Tierra tienen su lado negativo, una  noticia equivocada, un rumor mal entendido puede crear una estampida de personas contra una compañía o entidad, y así como hay cientos de miles de personas dispuestas a creer una nota y a esparcirla a otros cientos de miles de personas, si esa fue una mentira o exageración, es muy probable que la réplica o la verdad no llegue jamás a esas personas posteriormente y se quedarán con la famosa primera impresión ya que muchos no le dan seguimiento a las noticias posteriores.

Ni el mejor aparato de relaciones públicas pudiera salvar el mal sabor de boca que dejaría esa estampida negativa.

Y luego está la reflexión de los hechos. 

El periódico ya va tarde en muchos casos, pero para eso son los editoriales o los artículos de fondo, para pensar o reflexionar lo que está sucediendo, criticar o señalar.

Los interlocutores suficientes de los que ya hablé.

No basta saber lo que ocurre, hay que interpretarlo, para eso son los órganos impresos, o sus colegas en electrónico, el problema es para detectar quienes son los más honestos o creíbles, o válidos, para poder ser tomados en cuenta.

Ese es el problema de nuestros tiempos: saber quién realmente es honesto, creíble, válido, para poder tomar las decisiones de ahí.

Porque las decisiones son muchas: políticas, económicas, tecnológicas, emocionales y sociales.

No, no lo sabemos todo y necesitamos quien nos de luz sobre ciertas cosas, sobre ciertos asuntos. Más en estos tiempos oscuros de tanto ruido y poca señal.

Luego hablaré sobre el Kleroterion, un método realmente democrático para tomar decisiones colectivas que se usaba en la antigua Grecia y que sirve para entender y separa la paja de esas decisiones.

En fin, sigue el frío pero se va atemperar.

Hoy estamos a 4 grados centígrados y por cosa del destino, mi boiler no funcionó, le faltan pilas, así que, hoy sentí el agua fresca muy muy de cerca.

No se enfríen mucho.

Ya lo hice un poquito por ustedes.

Cafecito caliente y/o tecito.

Excelente miércoles.

No hay comentarios.: