viernes, enero 17, 2014

La muerte del Profesor... en la Isla de Gilligan...





Lo lamento, también está muy largo este texto. En este hablo de televisión, de muy vieja televisión.


Otra reminiscencia. ni modo, la edad, ¿qué le vamos a hacer?)

No sé como los textos crecen, sorry, lo siento, perdónenme, no lo vuelvo hacer.

(¡Escribo como si me pagaran por palabra!!) (Sí, sí lo volveré a hacer!).

Bueno, a lo que venimos.

Hace poco baj... perdón, mmm, TOMÉ CONTACTO, con una vieja vieja serie de televisión norteamericana situada en la segunda guerra mundial.

No sé si ustedes sepan que en los 60's, había muchas series o películas de una generación atrás. Como si la generación que la peleó en sus 20, ya a sus 40s la podría disfrutar enormidades. Era mucho regodearse con los dramas y así hay películas, toneladas: El Gran Escape, Los Cañones de Navarone, El Puente sobre el Río Kwai, Donde las Aguilas se Atreven, La Batalla de Inglaterra, El Día Más Largo de la Historia, Doce del Patíbulo. Patton incluso. 

Ese también fue el caso de esas series.

Las series de guerra por excelencia aquellos años eran, obvio, Combate!, Los Comandos de Garrison!, Comando Aéreo y sin olvidar Comandos del Desierto

(¡Hey, aquí hay un patrón reconocible de poca imaginación de nombres de programas de guerra!)

Digo, de todas, la de más impacto fue, es necesario decir, Combate!, con Vic Morrow, salieron de ahí muchísimos directores de cine y actores importantes. 

Buenos dramas, pero aburría como la guerra continuaba por 5 temporadas, y hay que notar que en la vida real fueron desde el Día D, 6 de junio de 1944, hasta el día V-E (Victoria en Europa), el 8 de mayo del siguiente año, 11 meses, dos días. Claro, se había peleado en Africa y en Italia, y durante 3 años, en decenas de islas del Pacífico, una por una, pero esa era otra historia.

Pero la serie que deseaba mencionar era precisamente Comandos del Desierto, de la que pocos se acuerdan. Una serie de acción en la que salía Christopher George, un gran actor de acción y que luego aparecería en otra serie muy recordada por los fanáticos de ciencia ficción, y de cierta edad, llamada, El Inmortal (Otra que al menos yo sí, me acuerdo).

Lo curioso de esta serie de guerra filmada en España, era que sólo duraba 22 minutos. Se trataba de dos jeeps que ponían de cabeza las líneas movedizas del frente en el Norte de Africa en probablemente 1942 en guerra contra los alemanes del Afrika Corps. Dos jeeps solamente.

Sencillo, ellos eran los buenos, los alemanes (no importaba que fueran nazis o no, porque hay su diferencia entre unos y otros) los malos, no hay más conflicto mayor y lleno de gloria que ese.

Así los recuerdos de la TV de vacaciones en casa de mi abuela. Esa TV era más alta que yo, café, de rueditas, tenía la bocina enfrente, en la parte inferior, cubierta de tela, se cambiaba de canal por una perilla del lado derecho (siempre me llamo la atención de esa perilla que no tuviera canal "1" y que había una letra "U" después del "13") y daba toques cuando se aplastaba uno de sus botones denominado "contraste". No recuerdo la marca, pudo ser Phillips.

Ahí, en el canal 3 (añoradísimo) o el 6, veíamos entre decenas de programas: Kimba, Astroboy, Los Tres Chiflados, Cometa, Meteoro, Monstruos del Espacio, Sombrita, El Hombre Par, Fantasmagórico, Mi Muñequita Viviente, Granjero Último Modelo, Expreso a Petticoat, Canuto y Canito, Yo amo a Lucy, El Llanero Solitario, Flipper, Mi Oso y Yo, Viaje a las Estrellas, Viaje al Fondo del Mar, Tierra de Gigantes, Ladrón sin Destino, Los Locos Addams, La Familia Monster, Espía a la Fuerza, El Agente 86, El Gran Chaparral, Los Invasores.

Esa Chica, El Show de Dick Van Dyke, Mis Adorables Sobrinos, Shazzam, Mighthor, El Trío Galaxia, Los Chicos del Espacio, Autos Locos, Las Aventuras de Superman (animadas y filmadas), Aquaman, Batman (animadas y filmadas), Espías con Espuelas, La Marina de McHale, Los Héroes de Hogan (¡comedias militares de la segunda guerra!), Hércules, Simbad, Popeye, Koko el Payaso (muy metafísico), Felix El Gato, Fantasías Animadas de Ayer y Hoy, Porky y sus amigos, El Correcaminos, Bugs y sus amigos y un gran etcétera.

Y resulta que en la noche de ayer supe que se murió Russell Johnson, el profesor de la Isla de Gilligan. 

Él era el inteligente, el del sentido común, el que hacía que hubiera luz en esa isla, el que logró que no se murieran de hambre en esa isla deshabitada. (Sí, también lo recordé con LOST, la serie también tornada en metaserie con un final un tanto lamentable, pero esa es otra historia).

Gilligan era el marino fortachón, el que lograba por sus propios medios y fallas que no salieran nunca de la isla. 

En esos años de los sesenta, mucho se escribía que la TV era tonta, que era sin chiste, que era un desperdicio, que se gastaban las neuronas de prenderla. Hagan de cuenta que era como la barra de televisión nocturna abierta local.

Gilligan era comedia. Comedia tonta con excesos. Comedia que hacía que nos desconectáramos el cerebro de inmediato. No importaba.

De hecho, no importa de vez en cuando pasarse un rato de diversión sin complejos como cuando recuerdas aquél capítulo en que Gilligan echó a perder el escape de la isla cuando... o aquél otro en que Gilligan tuvo en sus manos la oportunidad de salir, pero, .... o aquél otro más en el que Gilligan pudo...



Siéntense a escuchar, el relato de un viaje fatal... ok, mejor vean la intro ustedes mismos http://www.youtube.com/watch?v=ygKGny5gi3k (¡qué voz tan clara!, ¿quién habrá adaptado la letra y quiénes la habrán cantado en español?, ahora me intriga).

Eran aquellos años de la TV en blanco y negro aún y que DISNEYLANDIA se ostentaba como que salía en color. Y Batman. Y la indignación nuestra era que la TV no tenía esa opción. (Para esto el precio de una TV a color en esa época era impresionante, casi el de un Volkswagen usado, digo, lo menciono para ponerlo en contexto.)

Tal vez no veas tanta tv como yo he visto, o con la atención y devoción con la que yo la veo, quizá la ves como un fin o un medio, pero seas como seas, o que no la registres como yo lo hago, espero que hayas tenido tus experiencias agradables, tal vez no tan intensas como yo, pero sí disfrutables y recordables y que tu generación tengas tus recuerdos equivalentes.

Los tiempos de Gilligan y el Capitán y la actriz de cine y el millonario y su esposa y todos los demás, sobre todo Mary Ann y el Profesor nos dieron muchas horas, constantes, cientos de veces repetidas (no nos importaba, nos reíamos igual), de gracia y nos llenaron los tiempos muertos de nuestra niñez añorada.

Cuando el gusto, tus ocho años, el verano, el ver TV, inagotables ganas de ver mas y mas, nunca cansarnos... de las mejores cosas de la vida... sin nada más que ver TV... (hasta que llegaban tus mayores a ver sus cosas, ¡qué cosa tan indignante!).

Su cafecito, su tecito, lo que sea que te haga feliz a dosificaciones específicas, las que el médico señale.

Feliz viernes y feliz fin semana.

No hay comentarios.: