viernes, enero 10, 2014

Mi rol en la vida no es complacer, ¡no, señor! (Ok, ¡a veces sí!)




Porque mi deber en sí, no es complacer a ustedes... en sí.

Otra frase de esas que se leen por ahí:

LOS LIBROS DAN UN ALMA AL UNIVERSO,
ALAS A LA MENTE,
VUELO A LA IMAGINACIÓN,
Y VIDA A TODAS LAS COSAS...

Y acompañando a lo que puse en mi post de ayer (así se llaman estas cosas? ¿"posts"? Después de años sigo sin estar seguro):

"El extremo de complacer a tu público cuando escribes... ¿Hasta donde es sano buscar un público? El peligro de complacerlo está ahí... o cuando escribir se convierte en negocio... la tenue línea gris... “En pocas generaciones no habrá nuevas ideas...”. Por eso digo, no siempre es bueno complacer a la gente..." 

...y  a continuación agregué un website del NYTimes que habla sobre el peligro de complacer a los lectores.


Una vez me hice la pregunta, ¿podemos escribir de lo que quiere la gente? ¿de lo que le gusta? ¡Imagínense! ¿Quieren un protagonista así y así? Se le da. ¿Quieren una situación de tal manera? Lo hacemos, ¡cómo no! ¿Una heroína de tal forma? Lo que se quiera.

Luego, sencillo, se elabora una historia sobre ciertos canones, ciertos límites, ciertos tiempos y cierta duración ¡y listo! 

La obra completa y sin problemas al gusto de usted, señora, de usted, señorita.

No en balde, Marcial Lafuente Estefanía o Zane Grey o Corín Tellado o Barbara Cartland entre ellos sacaron más de 1000 o 2000 libros "diferentes". (Yo empecé a leer leyendo novelas de vaqueros, aunque usted no lo crea.

Algunos dirán que Agatha Christie hizo 79 u 80 libros "similares", pero bueno, hacer novelas con crímenes tan enredosos tiene su gran chiste.

Y al final a la gente se le da lo que quiere, entretenimiento.

Incluso Stephen King con sus cincuenta o sesenta y pico de libros son "similares", pero distintos todos, creo. Yo he leído un buen de ellos y sí, detectas sus "similaridades", pero entretienen. Eso es válido.

¿Son fórmulas? Puede ser.

Pero son ventanas al mundo. No, no considero que leer puras novelas de vaqueros o puras novelas románticas te hagan ver el mundo sino más bien son  ventanitas o microventanitas a micromundos. Pero cada quién.

Necesitamos que los jóvenesy todos,  lean, que se le den cosas que no esperen, no siempre lo mismo...

Bien. De nuevo pues la frase del principio (hay que rellenar estos espacios, no saben lo que se batalla para hacer esto.)

LOS LIBROS DAN UN ALMA AL UNIVERSO,
ALAS A LA MENTE,
VUELO A LA IMAGINACIÓN,
Y VIDA A TODAS LAS COSAS...


LOS LIBROS DAN UN ALMA AL UNIVERSO,

No sé si se necesite un alma para el Universo, sea como se defina este, pero supongamos que Universo es frío y con el alma se torna cálido, interesante, su exploración.

ALAS A LA MENTE,
VUELO A LA IMAGINACIÓN,

Porque hay que volar, hay que pensar, imaginar, crear, entender, asir, cuestionar (quizá ese es el problema de los países como el nuestro, realmente quieren que la gente piense, ¿no es así como sus problemas comienzan? ¿No se les piden que rindan cuentas, o que REALMENTE  QUE NOS DEMOS CONSCIENCIA QUE LAS CUENTAS QUE PRESENTAN NO SON MÁS QUE SUS ENGAÑOS? No creo en las teorías de las conspiraciones como esas, pero aún a los paranoicos los siguen de vez en vez, ¿ok?)

Y VIDA A TODAS LAS COSAS...

Como sea, hay  que leer, y no siempre lo mismo, hay que salirse de lo que queremos, de lo que esperamos, hay que leer lo incomodo, lo que no te gusta que te enteres, leer son ventanas al mundo y el mundo muchas veces no es como queremos, pero la imaginación te da la plataforma para pensar que lo puedes cambiar, no tú solo, sino muchos como tú. Algo ingenuo, pero ni modo.

Leer los mismos campos o los mismos autores, sólo ello, sí nos puede perjudicar  a la larga.

Bueno, como alguien, dijo, ¿Libro Vaquero? Al menos leen, ¿no?

Ya seguiremos después con este tema.

Y recuerden: es sano que mi deber en sí, no sea complacerlos...

Pasen excelente viernes, excelente fin, excelente enero, excelente todo.

¡Claro que se puede!

Tecito, cafecito, a discreción.





No hay comentarios.: